Las consultas checas ya luchan contra un repunte de COVID-19 peor que el de primavera

Foto: ČTK / David Taneček

La República Checa, uno de los países que mejor luchó contra la primera ola de coronavirus, es ahora mismo el más afectado de Europa. Hablamos con una médica de cabecera sobre la situación en su consulta durante este otoño.

Foto: ČTK / Ondřej Deml

Los hospitales y consultas médicas de la República Checa sufren de nuevo el avance del coronavirus, cuyo crecimiento se ha disparado este mes de octubre. El número de infectados desde el principio de la epidemia ya supera los 200 000, una cifra altísima para un estado cuya población no llega a los 11 millones.

Frente a la atmósfera de éxito de la primavera, cuando Chequia se presentaba como uno de los países que más rápido logró controlar la expansión de la enfermedad COVID-19, ahora reina la incertidumbre.

Para conocer más detalles sobre el día a día en primera línea, Radio Praga Internacional habló con la doctora Tereza Erbanová, médico de cabecera en una clínica del centro de Praga.

Tereza Erbanová, foto: Archivo personal de Tereza Erbanová

Los médicos se enfrentan en estos momentos a una situación que ya es peor que la que se vivió en primavera, aunque la mayoría de ellos están acostumbrados a los procedimientos que se establecieron durante la primera ola, como señala Erbanová.

“Durante la primera ola de coronavirus limitamos mucho nuestros servicios. Cancelamos las consultas preventivas y retrasamos las revisiones a nuestros pacientes crónicos. Controlamos a las personas por teléfono y solo aceptábamos en consulta a los pacientes con enfermedades agudas. En ese periodo lo que más trabajo nos dio fue establecer cuarentenas y las solicitudes de test para quienes regresaban del extranjero. Al comienzo, el tema de las solicitudes fue caótico, pero después se creó un sistema electrónico que nos facilitó mucho el trabajo”.

A pesar de que su consulta no se encuentra desbordada, la doctora Erbanová llama la atención sobre el hecho de que están detectando en septiembre y en octubre un mayor número de pacientes con síntomas más serios. Algunos de ellos requieren ser hospitalizados.

Foto: ČTK / Ondřej Deml

“Por ahora, nuestro régimen de funcionamiento no ha cambiado demasiado, seguimos recibiendo a pacientes crónicos en nuestra consulta. Pero han aumentado significativamente las llamadas de teléfono relacionadas con el coronavirus y el porcentaje de test que resultan ser positivos. También registramos más pacientes con un transcurso serio de COVID-19. Los controlamos por teléfono a diario y según la evolución de sus síntomas recomendamos que sean hospitalizados. Además, durante octubre hemos empezado a vacunar contra la gripe, por lo que crece el número de personas que acuden a la consulta personalmente”.

Uno de los principales problemas que se vivió en todo el mundo durante la primavera fue la falta de material médico. La producción y distribución de mascarillas, respiradores y gel desinfectante se vio superada por una gran demanda mundial.

Foto: ČTK / AP Photo / Petr David Josek

En los meses previos, Chequia se ha preparado para que un aumento de los contagios de coronavirus no vuelva a dejar a los médicos en una situación complicada. No obstante, Tereza Erbanová apunta que su clínica realizó un buen trabajo en ese sentido incluso durante la primera ola y que tienen material suficiente.

“Nuestra clínica fue una excepción en ese sentido, ya que incluso durante la primavera tuvimos suficientes elementos de protección. Desde la dirección se controló en todo momento el estado de la epidemia para equiparnos con antelación. Pero tengo compañeros en otros hospitales y clínicas que vivieron la falta de mascarillas, respiradores y desinfectante. Ahora mismo estamos muy bien equipados. Usamos respiradores FFP2 y cuando tenemos que examinar a un paciente de cerca también llevamos pantallas protectoras y guantes”.

Foto: ČTK / Kateřina Šulová

Desde el 14 de octubre, y como mínimo hasta el 3 de noviembre, el Gobierno checo decretó nuevamente el cierre de restaurantes, bares y cafeterías. Esta medida, que responde a la expansión descontrolada del virus en las últimas semanas, no ha sentado a todos por igual. Los sectores más afectados están protestando y piden algún tipo de compensación económica.

De acuerdo con Tereza Erbanová, evitar que se reúnan grandes grupos de personas en sitios cerrados es importante, pero ante todo, destaca la necesidad de que cada individuo actúe con responsabilidad, cumpla con las medidas de higiene y no ponga en riesgo su salud ni la de otros.

Foto: ČTK / Kateřina Šulová

“Me parece que evitar la aglomeración de grandes grupos en un mismo lugar es una de las medidas más importantes. Por ejemplo, limitar el ocio nocturno y prohibir conciertos. Y por supuesto, apoyo el uso generalizado de mascarillas. Sin embargo, controlar la epidemia no solo depende de las medidas gubernamentales, creo que es importante que cada uno de nosotros se comporte de una forma responsable”.

La responsabilidad de cada uno incluye, por ejemplo, actuar adecuadamente ante la sospecha de estar contagiado con coronavirus. Es de gran importancia que una persona en esta situación se aísle y siga los pasos establecidos por los médicos, indica la doctora Erbanová.

Foto ilustrativa: Gundula Vogel, Pixabay / CC0

“Si alguien sospecha que tiene coronavirus, debería quedarse en casa aislado y evitar el contacto incluso con las personas con las que vive. Lo más rápido posible tendría que llamar a su médico de cabecera para recibir más instrucciones. Y me gustaría mencionar los síntomas más habituales de coronavirus: fiebre que llega a los 38 ºC, pérdida del gusto y el olfato, dolor de músculos y articulaciones, y también un dolor de cabeza fuerte que no se pasa con los analgésicos habituales”.

Ya que algunos de los síntomas pueden confundirse con los de una gripe, no hay que subestimar este tipo de molestias y ante cualquier atisbo de duda se debería limitar el contacto con otras personas.

Foto: Gerd Altmann, Pixabay / CC0

Asimismo, son muchos los médicos que alertan ante la difusión de publicaciones en las redes sociales que restan importancia al coronavirus, y recuerdan que todavía queda mucho por aprender del comportamiento del virus.

Mientras tanto, los casos en Chequia siguen creciendo estas semanas a la espera de que las medidas gubernamentales dejen notar su efecto. El Gobierno ha ampliado el número de camas disponibles, ya que una de las mayores preocupaciones actuales reside en el crecimiento de los pacientes hospitalizados. En cualquier caso, los especialistas en el sector de la salud señalan que una carencia que empieza a notarse en el país en algunos hospitales es la falta de personal médico.

palabra clave:
audio