Las condiciones para los taxistas checos se harán más estrictas

Foto: Kristýna Maková

El Ministerio checo de Transporte prepara una nueva normativa que permitirá a los ayuntamientos hacer más estrictos los exámenes para ser taxista, incluyendo por ejemplo test psicológicos y pruebas de idiomas extranjeros. También se endurecerían las condiciones para las agencias de taxis.

Foto: ČT
En la actualidad para conseguir la licencia de taxista en la República Checa hay que pasar un examen sobre conocimiento de la ciudad, manejo del taxímetro y familiaridad con la legislación vigente. La nueva ley de Tráfico Rodado que prepara el Ministerio de Transporte posibilita sin embargo a los ayuntamientos hacer aún más estrictas las condiciones.

De esta manera, si el Consistorio así lo acuerda, los test para taxistas pueden incluir nuevas materias. Como mínimo, esto se aplicará desde el principio en la ciudad de Praga, donde trabajan unos 6.500 taxistas, asegura el portavoz del Ayuntamiento, Vít Hofman.

Vít Hofman, foto: ČT
“La posibilidad de incluir test psicológicos es algo que valoramos mucho. Estamos considerando también añadir un examen de lenguas extranjeras”.

La nueva normativa dará mano libre a los municipios para establecer también reglas de funcionamiento del servicio de taxis, por ejemplo la edad máxima de los vehículos, y muy especialmente trasladaría a las agencias la responsabilidad de controlar que sus taxistas tengan la licencia en orden. Desde el sector se opina que en la práctica esto no será posible, subraya Daniel Tarjovský, presidente de la Asociación de Concesionarios.

Daniel Tarljovski, foto: ČT
“No puedo imaginarme que el administrador de un servicio de taxis pida cada día mil veces al Ayuntamiento un comprobante de que sus conductores tienen la licencia en condiciones”.

La nueva normativa cuenta además con la posibilidad de quitar a los taxistas su licencia a la primera infracción de tráfico. Mientras que Praga ya ha anunciado que aplicará la legislación para hacer las condiciones más estrictas, en Brno solamente ampliarán la necesidad de pasar los exámenes de taxista a los conductores de los servicios “drink and drive”, es decir, a los chóferes contratados puntualmente para

Foto: Kristýna Maková
conducir un auto en lugar de su dueño, normalmente por encontrarse este en estado de embriaguez.

En Ostrava no pondrán en marcha ningún cambio y por el contrario, en Liberec aprovecharán la mayor autonomía al respecto para hacer más llevaderas las condiciones de los servicios de taxis y que los exámenes sean más fáciles. En esta ciudad de más de cien mil habitantes hay solo 175 taxistas registrados.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio