Las botellas de vidrio retornables recuperan espacio en los supermercados checos

Los productores de bebidas no alcohólicas en Chequia están volviendo parcialmente a las botellas de vidrio retornables. Con el paso buscan satisfacer las prioridades ecológicas de los consumidores y reducir el volumen del plástico de un solo uso.

Las bebidas no alcohólicas en botellas de vidrio volverán a los estantes de los supermercados en Chequia. Serán retornables y los consumidores podrán devolverlas mediante máquinas automáticas situadas en las mismas tiendas.

Empresas como Mattoni 1873, Plzeňský Prazdroj o Kofola han decidido retomar el vidrio en un esfuerzo de reducir el plástico de un solo uso y de satisfacer a los consumidores, quienes buscan reducir su impacto en el medio ambiente y hacer sus compras cada vez más ecológicas.

Foto: Mattoni

Mientras que comprar cerveza en botellas de vidrio retornables es común en Chequia desde hace décadas, en los últimos años, la venta de bebidas no alcohólicas en este tipo de envases se limitaba a restaurantes. Ahora, el productor de agua mineral Mattoni 1873 planea devolver las botellas de vidrio a las tiendas en septiembre, mientras que Kofola lo hará en primavera. El director general de Kofola, Daniel Buryš, afirma, no obstante, que no prevé que el vidrio reemplace completamente al plástico. “No creemos que los envases de PET desaparezcan del todo, son muy prácticos. Más bien se trata de una manera de ampliar nuestra oferta de productos”.

Por el contrario, el grupo cervecero Plzeňský Prazdroj, planea poner fin al plástico antes del fin del año. Ya en estos momentos, el 70 % de sus clientes compra la cerveza en envases retornables, y no solo botellas. “La ventaja del aluminio es que, una vez reciclada la lata, el material se puede reutilizar para fabricar una nueva”, explica la jefa del departamento de envases y material de producción de la cervecera, Martina Vajskebrová.

Hay incluso quienes llaman a que todas las latas y botellas de plástico en Chequia sean retornables. No obstante, la introducción de un sistema general no cuenta todavía con apoyo en la legislación.