La RCh cumplirá con su compromiso en Irak

El ministro de Defensa, Miroslav Kostelka (Foto: Pavla Jedlickova)

Unos noventa policías militares checos entrenan en Irak a sus colegas iraquíes. Su mandato termina a finales de este año. El ministro de Defensa, Miroslav Kostelka, informó que pedirá al Gobierno que no prolongue el mandato establecido.

El ministro de Defensa, Miroslav Kostelka (Foto: Pavla Jedlickova)
"Opino que cumpliremos con nuestro compromiso en Irak antes de finalizar el año en curso. O sea, que entrenaremos un número suficiente de policías e instructores iraquíes para que, a partir del año próximo, éstos puedan proseguir en el entrenamiento de sus colegas sin nuestra ayuda".

Esto lo expresó Miroslav Kostelka, tras visitar este lunes a los policías militares checos dislocados en la base británica Shaiba, en el sur de Irak.

Y precisamente estas palabras del titular de Defensa han provocado reacciones negativas en una parte del escenario político checo. "La República Checa no puede abandonar Irak de la misma forma como lo hicieron España u Honduras", sostienen varios políticos checos.

Pavla, tú te ocupas de temas militares en Radio Praga. ¿Puedes comentarnos este asunto?

El jefe del Estado Mayor, Pavel Stefka (Foto: Pavla Jedlickova)
"En primer lugar quiero destacar que la República Checa no se retira de Irak tal como lo hicieron los dos países mencionados. Simplemente el ministro de Defensa opina que los policías militares checos cumplirán con sus tareas en el período que les fue conferido por el mandato. Si los soldados checos permanecen o no en Irak incluso el año próximo, es una decisión que deben tomar el Gobierno y el Parlamento".

El jefe del Estado Mayor, Pavel Stefka, señala que la prioridad para la República Checa debería ser su participación en los Balcanes y Afganistán, donde opera la OTAN...

"Sí, Stefka incluso calificó a los Balcanes de espacio vital para los intereses checos porque opera allí no sólo la Alianza sino que, a partir del año próximo, operará también la Unión Europea. Los soldados checos están dislocados en dos misiones en Afganistán, ISAF y Libertad Duradera, y los aliados ya han solicitado a Praga ayuda en la creación de las unidades de reconstrucción provinciales".