La pandemia se acelera, el Gobierno descarta restricciones generales

La cifra de nuevos contagios y pacientes hospitalizados por coronavirus sigue subiendo en Chequia. El primer ministro, Andrej Babiš, afirma que no se prevé un endurecimiento de las restricciones a nivel nacional. En caso de ser necesarias, las medidas se restringirían a territorios en concreto.

Adam Vojtěch | Foto: Oficina de Gobierno de la República Checa

La pandemia del coronavirus está cobrando fuerza en la República Checa. El martes, los laboratorios confirmaron 588 nuevos contagios, la mayor cifra desde finales de mayo. Volvió a crecer asimismo el número reproductivo. Con un valor de 1.48, confirma que el virus se está propagando con mayor velocidad.

La situación no es sorprendente, de acuerdo con el ministro de Salud, Adam Vojtěch, quien atribuye el deterioro de la situación epidémica a la vuelta de la población a la vida normal tras las vacaciones y el incremento en los contactos sociales que esto supone.

También el primer ministro, Andrej Babiš, afirma que se trata de un desarrollo anticipado y que copia, de cierta manera, las olas de contagios anteriores.

Andrej Babiš | Foto: Ondřej Hájek,  ČTK

“Por suerte, la situación en los hospitales es muy diferente a la del año pasado. En general, las cifras están subiendo pero el peligro no es el mismo que en marzo u octubre. Estamos pendientes de la situación, no es nada sorprendente. Los números de Alemania y Austria, que son mucho más altos, indican que la epidemia está avanzando como siempre. Primero España, Francia, después Alemania, Austria. No es nada inesperado”.

A modo de comparación, en las mismas fechas de septiembre del año pasado, en Chequia se registraba una cifra de casos similar a la de ahora. Para la segunda mitad de octubre la incidencia había superado los 10 000 contagios diarios. Su máximo lo alcanzó a principios de noviembre cuando los laboratorios confirmaron 15 700 nuevos positivos en un solo día.

No obstante, esta vez, Babiš, al igual que Vojtěch, no anticipan que la situación se agrave dramáticamente y tampoco prevén que sea necesario un nuevo confinamiento, según afirmó el primer ministro en entrevista con la Televisión Checa.

Foto: Vít Šimánek,  ČTK

“Lo debatimos con la jefa de la Estación de Prevención de Enfermedades Infecciosas. Están esperando los resultados de las pruebas en las escuelas. Falta un test más, el del 9 de septiembre. Y después los datos se evaluarán y, en base a ellos, tomaremos una decisión. Pero en este momento no hay ninguna propuesta de introducir restricciones. Si la hubiera, de acuerdo con la jefa de la Estación de Prevención de Enfermedades Infecciosas, las medidas serían más bien locales”.

Los datos más actualizados del Ministerio de Salud indican que más de 1.68 millones de personas han pasado por el coronavirus en los meses de pandemia y unos 5.8 millones cuentan con el ciclo de vacunación completo. Ambas estadísticas contribuyen al optimismo de cara al otoño, no obstante, el presidente de la Cámara de Médicos Checa, Milan Kubek, advirtió en entrevista con la Radio Checa que todo dependerá del número de los no vacunados.

Milan Kubek | Foto: Michaela Danelová,  Český rozhlas

“El mayor riesgo y lo que definirá la ola de la epidemia del otoño será el medio millón de personas mayores de 60 años que, por distintas razones, no se han vacunado. Está claro que la epidemia se está acelerando y las cifras de contagiados crecerán. Lo grave que se vuelva la situación dependerá del número de los no vacunados”.

Entre los no vacunados figuran también trabajadores del sector sanitario. Kubek afirma que, hasta la fecha, se ha vacunado el 86 % de los médicos, el 77 % de las enfermeras y el 75 % de otros trabajadores sanitarios. Los que no han recibido la vacuna son principalmente los que están inmunizados tras haberse recuperado del coronavirus, aunque, como en el resto de la población, no faltan quienes se oponen a la vacuna, dice Kubek.

Foto: Igor Zehl,  ČTK

“Por supuesto nos gustaría que fueran más, pero gran parte del personal sanitario pasó por el coronavirus, por lo que aún están protegidos. Las cifras no significan que el 14 % o 15 % no quiera vacunarse. Los que rechazan la vacunación son una minoría aunque, lo admito, bastante ruidosa”.

Con el fin del verano, los centros de vacunación masiva en Chequia cerraron sus puertas y la campaña continuará en los hospitales y los consultorios de los médicos de cabecera. De acuerdo con el primer ministro, la capacidad debería ser suficiente.

La intención es, por un lado, proteger a los más vulnerables, y por otro, acercarse a la inmunidad colectiva. En la actualidad se encuentra vacunado alrededor del 54 % de los checos. Kubek estima que para lograr la inmunidad colectiva se necesita una tasa de al menos el 85 % o 90 %.

palabra clave:
audio