La OTAN valora positivamente el acuerdo de la RCh con EE.UU. sobre el radar

Foto: CTK

La OTAN consideró como “un paso importante” el establecimiento de un escudo antimisiles en Europa. Esta fue la reacción de la Alianza Noratlántica a la aprobación por el Senado checo del tratado entre la República Checa y Estados Unidos para la instalación de un radar en territorio checo. La OTAN aseguró que el escudo formará parte del sistema de defensa de la Alianza.

Karel Schwarzenberg (a la derecha) Foto: CTK
Tras el visto bueno del Senado checo, la construcción de un escudo antimisiles en Europa ya es prácticamente una realidad, y como tal ha sido tratado por la OTAN. La Alianza se pronunció positivamente sobre el escudo durante la cumbre celebrada esta semana en Bucarest y aseguró oficialmente que el sistema quedará integrado dentro de su arquitectura defensiva. El ministro de Relaciones checo, Karel Schwarzenberg, considera que los objetivos se han cumplido.

“Nuestras metas a lo largo de todo el año pasado fueron, primero, conseguir un buen acuerdo sobre el radar y, segundo, acordar con Estados Unidos que el escudo se integrara en la arquitectura de la OTAN, y eso ya está confirmado”, declaró.

Foto: CTK
Así pues, tanto el radar antimisiles que se construirá en territorio checo como el sistema de lanzamiento de cohetes que se instalará en Polonia servirán para proteger a los países aliados de potenciales enemigos. De esta manera, el sistema no obedecería únicamente a los intereses estadounidenses.

Esta era precisamente una de las condiciones impuestas por la oposición socialdemócrata para apoyar el acuerdo con Estados Unidos. Sin embargo, el presidente del partido, Jiří Paroubek, acogió las declaraciones de la OTAN con escepticismo.

“Creo que esto no cambia nuestra opinión sobre la problemática, porque al fin y al cabo no se ha llegado a ninguna conclusión importante”, afirmó.

Durante la cumbre, la OTAN también expresó su preocupación por la intención de Rusia se situar misiles en Kaliningrado en respuesta a la creación del escudo. Asimismo se trató la candidatura de Ucrania y Georgia para la OTAN, lo que también amenazaría los intereses rusos.