La cerveza checa se sirve con mucha espuma

La espuma que queda en la parte de arriba del vaso, cuando se sirve una cerveza, es fundamental, ya que garantiza que la cerveza ha sido tirada correctamente. Pero eso no lo entiende todo el mundo. Algunos turistas latinoamericanos, de visita en Praga, han llegado a exigir cerveza sin espuma.

Los checos se coronaron en 2006, una vez más, como los mayores consumidores de cerveza en el mundo, con 161 litros anuales per cápita. La tradición cervecera en el país es gigantesca y si algo aprecian los checos, es una cerveza bien servida. Y en tal sentido, la espuma es vital.

Pero eso no lo entienden todos. Francisco es un barman chileno que lleva diez años trabajando en Praga, en un pub céntrico, y cuenta que el estilo checo de servir cerveza le ha traído algunos malentendidos.

“La técnica de servir la cerveza en Chile y en la República Checa es muy distinta y eso me ha causado muchas veces problemas con gente de Chile o de Latinoamérica, porque en la RCh la cerveza se sirve con bastante espuma, casi un cuarto, un quinto de la altura del vaso es espuma y en Chile se sirve absolutamente sin espuma. En Chile, si la cerveza tiene espuma, es como un símbolo de que está mal hecha, mal servida”.

Francisco comenta que, sin exagerar, se ha dado el caso de que le devuelven una cerveza, porque los clientes, desconocedores del arte de la pivo checa, rechazan la espuma.

“Muchas veces me han devuelto la cerveza, chilenos me devuelven la cerveza, me dicen que no la quieren, que la quieren sin espuma. Y yo les digo que así se sirve acá, que es la técnica de acá y que es la manera de servir acá y que se la tomen igual, que aprendan a tomar buena cerveza”.

Entonces, si visita por primera vez la República Checa y tiene la suerte de probar una deliciosa cerveza, exija siempre que la espuma tenga la proporción exacta, ya que eso garantiza que está bien hecha.

palabra clave:
audio