Klaus rechazó nombrar nuevo gobierno

Václav Klaus y Mirek Topolánek (Foto: CTK)

El presidente checo, Václav Klaus, se negó a nombrar al nuevo gobierno de coalición propuesto por el primer ministro designado, Mirek Topolánek. Argumentó que no puede aceptar un gabinete que no tenga una mayoría firme en la Cámara Baja.

Václav Klaus y Mirek Topolánek (Foto: CTK)
El gobierno de coalición del Partido Cívico Democrático, el democristiano Partido Popular y los Verdes dispone en la Cámara de Diputados de cien votos de un total de 200 escaños. Es decir, que para que esa coalición reciba el voto de confianza, tendría que contar con la ayuda de tránsfugas de la oposición.

"Dudo que sea el camino correcto hacia la solución relacionada con la formación de un nuevo Ejecutivo. Más bien opino que desembocaría en la prolongación y complicación de la crisis actual", destacó el presidente de la República, Václav Klaus.

El primer mandatario recalcó que excluye acuerdos con un voto de algún diputado, ya sea de la derecha o la izquierda. "Mi opinión sobre el método para imponer un nuevo gobierno es diferente a la del primer ministro Topolánek", afirmó Klaus, insistiendo en la continuación de las negociaciones y la búsqueda de un consenso más amplio.

Topolánek se mostró sorprendido. Según destacó, las posibilidades para formar un nuevo gobierno se habían agotado. "Se trata de la última variante posible", insistió Topolánek.

El líder de los Verdes, Martin Bursík (Foto: CTK)
La actitud del presidente Klaus fue criticada por el líder de los Verdes, Martin Bursík. Según él, la única condición para el nombramiento de un nuevo Ejecutivo es la presentación de la nómina de los futuros ministros. "Hubiese esperado que el presidente de la República respetara la Constitución", apuntó Bursík.

Por su parte, el líder del opositor Partido Socialdemócrata, Jiri Paroubek, se mostró dispuesto a negociar con Mirek Topolánek sobre un nuevo gobierno integrado por el Partido Cívico Democrático, los socialdemócratas y la Democracia Cristiana.