Kampa y Malá Strana necesitan barreras antiinundaciones 29.8.

Praga, Foto: CTK

?Fue posible impedir las multimillonarias pérdidas que causaron las recientes inundaciones en los históricos barrios capitalinos de Kampa y Malá Strana? En un acalorado debate sobre quién tiene la culpa de la inundación de la margen izquierda del Vltava, llena de palacios barrocos, se enfrentan ahora los especialistas en patrimonio histórico, el ayuntamiento capitalino y los gerentes de la empresa que administra la cuenca del Vltava.

Praga, Foto: CTK
El ministro de Cultura, Pavel Dostál, está convencido de que los culpables por la inundación de la isla fluvial de Kampa, situada al pie del Puente de Carlos del siglo 14, son los especialistas en patrimonio histórico que se opusieron, supuestamente, a la construcción de las barreras antiinundaciones.

Pavel Dostál se dispone a destituir al director del Instituto Estatal del Patrimonio, Josef Stulc. Es que este personero firmó en enero pasado un recurso que cuestionaba la decisión del ayuntamiento de Praga relativa a las medidas antiinundaciones en la isla fluvial de Kampa. Los especialistas en patrimonio histórico criticaban el proyecto de la construcción de las barreras antiinundaciones precisamente en los aledaños del Puente de Carlos.

Algunos analistas opinan, entretanto, que la culpa de los cuantiosos daños en las preciosas casas barrocas de la isla de Kampa, tradicional lugar de residencia de célebres artistas, se debe a la morosidad de los reponsables municipales que creían que tenían tiempo más que suficiente para decidir sobre la construcción de las barreras antiinundaciones.

El ayuntamiento de Praga encargó la elaboración de un proyecto sobre la protección de la ciudad ante las inundaciones tan sólo en 1996. Dicho proyecto preveía la construcción de las barreras antiinundaciones en siete etapas, en el espacio de diez años. La primera parte del llamado "muro de la esperanza" que hace 15 días salvó de las impetuosas riadas del Vltava la Ciudad Vieja de Praga,,fue concluída hace dos años.

La construcción de las barreras antiinundaciones en la isla de Kampa se retrasó no tanto por la oposición de los especialistas en patrimonio histórico sino más bien por el hecho de que la ciudad, al parecer, no disponía de recursos para llevarla a cabo.

Además, los expertos tenían la impresión de que no era un asunto urgente. Jirí Suchý de la empresa Hydroprojekt que coparticipaba en la elaboración del proyecto de protección de la ciudad, comentó al respecto:"Nos decíamos que cuando hicieran falta esas medidas nosotros ya no estaríamos aquí."

Ahora cuando los praguenses sienten en carne propia las consecuencias de las devastadoras inundaciones, el teniente de alcalde Jirí Paroubek afirma que destinar lo más pronto posible 400 millones de coronas, equivalentes a unos 13 millones de euros, a la construcción de barreras antiinundaciones en los barrios Karlín, Kampa y Malá Strana, es la primera prioridad presupuestaria de la capital checa.