Jerga del mundo financiero

r_2100x1400_radio_praha.png
0:00
/
0:00

Se aproxima el fin del año lo cual puede ser para algunos el motivo para revisar el contenido del presupuesto familiar y ponerse a reflexionar cómo acrecentarlo. Por ejemplo, invirtiendo – investováním. En esta lección les enseñaremos a orientarse un poco en la jerga del mundo financiero checo.

Si un inversionista checo dice de alguien que es “medvěd”– “oso”, no piensa en el animal que habitaba hasta el siglo XVIII los densos bosques checos. “Medvěd” es un inversionista que cree en el “descenso de los precios” – “pokles cen”.

Igual el adjetivo “medvědí”– “osuno” se refiere a las condiciones que fomentan la disminución de los precios.

Lo contrario significa la palabra “býčí”– “taurino” que es una expresión para calificar las condiciones que apoyan el “crecimiento de los precios” – “růst cen”.

Aunque el mundo de las finanzas se puede parecer a una “corrida de toros” – “býčí zápasy”, “býk” no es el contrincante de un toreador, sino el inversionista que cree en el aumento de los precios.

Se dice del pueblo checo que por su “carácter de paloma” – “holubičí povaha” no es agresivo. En la “política monetaria” – “měnová politika” la palabra “holubičí” señala una postura que prefiere el crecimiento económico ante la estabilidad de los precios. “Holubice”– “palomas” son las personas que se esfuerzan para que los “tipos de interés” – “úrokové sazby” sean más bajos.

Varan
Por el contrario, “jestřábí”– “halconado” es el que prefiere la estabilidad de los precios ante el crecimiento de la economía.

Tampoco debería extrañarle cuando un inversionista checo les empiece a hablar de“ještěrky”– “lagartijas”. ¿De qué se trata?

“Ještěrky” son “valores derivados” – “odvozené cenné papíry” conocidos en el mercado bajo la palabra inglesa “warrant”. El warrant es un “instrumento financiero” – “finanční nástroj” que da a su comprador el derecho de comprar o vender un activo subyacente a un precio determinado en una fecha futura.

No vamos a meternos más en la teoría financiera, nos conformaremos con la lingüística. Se supone que el término “ještěrka” - “lagartija” viene de la palabra checa “varan”– “dragón de comodo”, que tiene su origen en la palabra inglesa “warrant”.

La jerga de los “economistas” – “ekonomové” no rebosa sólo de animales. ¿Sabrías qué es“jarda”?

Si dijeras quién es “Jarda” lo sabría. Quizá un economista que se llama Jaroslav.

La palabra “jarda”, escrita con minúscula, no es un nombre propio sino que corresponde a una suma de mil millones. “Mil millones o millardo” se dice en checo “miliarda”, y de allí nació el cariñoso “jarda”.

No creo que una familia checa tenga en su caja un “jarda”, pero quizá el año próximo esto vaya a cambiar.

¡Hasta entonces!