Jan Zelezny consigue su tercer título mundial

r_2100x1400_radio_praha.png

El deporte checo está de fiesta. Confirmando su papel de favorito, el lanzador de jabalina checo, Jan Zelezny, se adjudicó este domingo su tercer título mundial de la especialidad en los Campeonatos de Atletismo de Edmonton. Se trata de la segunda medalla de oro que obtiene la República Checa en estos Mundiales, luego de que el atleta checo Tomas Dvorak se proclamara campeón del decatlón.

Jan Zelezny, tres veces campeón olímpico, consiguió en su segunda serie de lanzamientos una marca de 92,80 metros, lo que le supuso de inmediato su tercer título mundial. Este logro deportivo tiene un doble significado para el atletismo checo: por un lado se trata de la mejor marca mundial en la presente temporada y para Zelezny representa su mejor lanzamiento desde que se recuperara de una grave lesión al hombro, sufrida hace tres años. No obstante, Zelezny declaró sentirse desilusionado con su desempeño en este campeonato ya que esperaba una mejor marca.

"Debería lanzar aún más lejos. La verdad, me costó mucho animarme, no sentía que estaba participando en un campeonato mundial. Después de mi lanzamiento me enojé mucho... estoy convencido de que puedo lanzar aún mejor", indicó el triple campeón mundial Jan Zelezny.

Esta es la séptima ocasión que el atleta checo participa en un certamen mundial, faltando sólo a la cita de Helsinki en 1983. Desde aquella fecha ha acumulado un total de cuatro medallas, coronándose campeón del mundo en los años 1987 y 1995. Posee también en su haber dos medallas de bronce, la primera la obtuvo en los mundiales de Roma en 1987, y dos años más tarde repetiría la hazaña en la cita deportiva de Sevilla.

Por su parte el finlandés Aki Parviainen, cercano seguidor de Zelezny y poseedor de la mejor marca en la historia de esta especialidad, había lanzado en su primer intento a los 91,31 metros, "colocando la vara muy en alto" para las pretensiones de Zelezny, sin embargo, este último fue mejor en la segunda serie, por lo que Parviainen debió conformarse con la medalla de plata.