Invento checo dejará las calles limpias

r_2100x1400_radio_praha.png

Seguramente les ha pasado alguna vez que caminan por la calle sumergidos en sus pensamientos y de repente, ¡uy! ... ¡qué ...! Y sigue una lluvia de groserías. El señor Ivan Kratochvíl, propietario de una firma de limpieza en la República Checa, les ofrece una solución: A Uds., a su perro y a su ciudad - una aspiradora de excrementos.

Casi veinte años, aparte de su trabajo fijo, Ivan Kratochvíl se ganaba ingresos casuales limpiando oficinas.

"En 1990 no se me ocurrió otra idea mejor que fundar una firma de limpieza. Sabía qué me esperaba, me podía imaginar cuánto trabajo era capaz de hacer una persona ya que me movía en ese sector desde hace muchos años. Posteriormente pasé a limpiar las calles y las aceras. Y de allí, como veía todo lo posible e imposible que se encontraba en las aceras, quedaba sólo un paso para que me fuera a París a mirar como funcionaba una aspiradora de excrementos de perros. París era entonces la única ciudad en la que se utilizaba. Me di cuenta de que el funcionamiento de ese aparato era caro, no ecológico ... Además estaba montado en una gran moto y se pueden imaginar el peligro que representa una moto en la acera", dice Ivan Kratochvíl.

El peligro, el ruido, el alto consumo de gasolina y los elevados costes de adquisición del aparato, que ascendían a cientos de miles de coronas, impulsaron al señor Kratochvíl a inventar y construir una aspiradora él mismo. La patentó y hoy en día dispone incluso de todos los certificados imprescindibles que estipula la Unión Europea.

La aspiradora del señor Kratochvíl es movida por acumuladores, así que no produce ruido. Su funcionamiento es ecológico y no resulta peligroso para los transeúntes.

"En París barajan la posibilidad de acabar con este servicio ya que su aspiradora cuesta aproximadamente seis veces más que la mía y su mantenimiento y funcionamiento resulta diez veces más caro", afirma el señor Kratochvíl.

El señor Kratochvíl fue el primero en utilizar la aspiradora de excrementos de perros en la República Checa. En la actualidad, su aparato limpia las calles en varias ciudades del país: Praga, Litomerice, Pardubice, y Brno, para nombrar sólo algunas. Ivan Kratochvíl fundó, asimismo, una filial en la capital eslovaca, Bratislava. Además, su aspiradora de excrementos hace más agradable la vida de los habitantes de Nuremberg, Alemania, y de Amsterdam, Holanda ... ¿No se piensa expandir también a la Península Ibérica?

"Por el momento no, y les explico por qué. Pertenezco a la generación anterior, así que no domino ninguna lengua extranjera. Bueno, los años no son una disculpa, hay gente de mi edad que era más aplicada y aprendió idiomas pero ... Eso de no hablar idiomas extranjeros me limita mucho. Y la segunda razón, cumplí los sesenta y a esa edad uno ya no es tan pujante, así que creo que será una tarea para mi hijo".

La aspiradora de excrementos inventada por el señor Kratochvíl es un aparato muy sencillo. Está montada sobre dos ruedas de bicicleta. La maneja una persona que sujeta en la mano un tubo similar al de una aspiradora corriente, sólo que más fuerte, y aspira lo que dejan en las aceras las mascotas.

Fotografías usadas proceden de las páginas web www.cpkp.cz.