Industria checa se opone a las medidas ambientales propuestas por la Unión Europea

Foto: František Tichý

Mientras que la Unión Europea defiende la reducción de emisiones contaminantes y el aumento de las energías renovables, las industrias checas destacan que las medidas no son compatibles con la reindustrialización del continente.

Foto: František Tichý
Los jefes de las principales industrias checas mostraron su descontento ante las nuevas políticas de la Unión Europea para frenar el cambio climático. En una conferencia celebrada en Praga a mediados de febrero, los empresarios checos aseguraron que los objetivos en relación a las emisiones contaminantes y a las energías renovables no son compatibles con la reindustrialización del continente.

Entre las medidas de la Comisión destaca la disminución en un 40% de las emisiones de dióxido de carbono hasta 2030. También se ha propuesto como objetivo vinculante para el conjunto de la Unión Europea que el 27% de la energía consumida proceda de energías renovables. Mientras la industria lucha por evitar estas propuestas, ecologistas y algunos países miembros definen estas medidas como insufientes para evitar el cambio climático.

Por otro lado, no es la primera vez que la industria checa critica las decisiones de la Comisión. El pago de tasas masivas de electricidad como castigo por la falta de apoyo a las energías renovables provocó reacciones adversas entre los empresarios checos. Especialmente porque mientras tanto, en la frontera con Alemania, los empresarios de industrias pesadas esquivan este tipo de pagos. Aunque Bruselas está investigando el asunto, los empresarios checos no se muestran muy confiados con las soluciones.

Las medidas europeas contra el cambio climático serán las protagonistas durante las próximas semanas, antes del encuentro de jefes de Gobierno que tendrá lugar en marzo.

La Comisión defiende la importancia de cumplir estos planes, ya que, quieren igualarse a China y Estados Unidos que próximamente podrían firmar un paquete de medidas ambientales a nivel mundial. Stephen Bennett, jefe de política de la Unión Europea para el cambio climático, destacó durante la conferencia celebrada en la capital checa, que 2015 es crucial para la obtención de compromisos medioambientales fuera de Washington y Beijing.

Por el momento, los gobiernos de Gran Bretaña y la República Checa, y la mayoría de las industrias checas, parecen unidos en la oposición a los nuevos objetivos en torno a la energía renovable, sin embargo, deberán escuchar las propuestas del resto de países de la Unión Europea.

Autor: Ana Abril
palabra clave:
audio