Inaugurada la exposición "La nobleza al servicio de la diplomacia"

r_2100x1400_radio_praha.png

La aristocracia desempeñó un papel muy importante en la esfera diplomática, y ello no sólo por disponer de grandes riquezas, sino debido también a sus amplios contactos de carácter cosmopolita. En el Palacio de Toscana, del Castillo de Praga, fue inaugurada este martes la exposición "La nobleza al servicio de la diplomacia".

La muestra centra su atención en la influencia diplomática de la nobleza checa en relación con España, Inglaterra y los Países Bajos. El público tiene la oportunidad de familiarizarse con cuadros, manuscritos, monedas, medallas y otros objetos artísticos de gran valor histórico, que abarcan la época que se sitúa entre los siglos XVI y XX.

Según destacó en el acto de inauguración el viceministro de RR.EE. checo, Hynek Kmonícek, también hoy en día continúan desarrollándose en la República Checa relaciones tradicionales entre la aristocracia y la diplomacia, y ello pese a que permanecieron interrumpidas durante muchos años por diversas razones.

El viceministro Kmonícek explicó a Radio Praga los motivos de la organización de la muestra:

"La relación entre la aristocracia y la diplomacia es tradicional. Sin embargo, este tema es generalmente poco explorado. En cuanto a la República Checa esto resulta natural, puesto que la estrecha cooperación entre la diplomacia y la nobleza terminó prácticamente con el surgimiento de la República Checoslovaca independiente en 1918. Años después el interés fue renovado, pero fue interrumpido nuevamente por la llegada al poder del régimen totalitario. De tal modo que esta exposición es realmente la primera que en la República Checa se dedica a las relaciones de los nobles con la diplomacia. Y espero que no sea la última, puesto que nos encontramos en el propio inicio de la exploración de este tema que, sin lugar a dudas, es realmente muy amplio e interesante."

La exposición "La nobleza al servicio de la diplomacia", instalada en el Palacio de Toscana, del Castillo de Praga, mantendrá abiertas sus puertas al público hasta mediados de julio.