Gobierno checo a favor de normas más severas para concesión de asilo

r_2100x1400_radio_praha.png

La República Checa procederá al endurecimiento de las normas de concesión de asilo. Esto se hace necesario debido a la creciente afluencia de extranjeros y del cada vez mayor número de solicitantes de asilo.

El Gobierno checo dio su apoyo al proyecto de Ley de Asilo elaborado por el ministerio del Interior, el cual armoniza esa norma con la que rige en los países de la Unión Europea. Al igual que los países eurooccidentales, también la República Checa trata de protegerse en mayor medida ante el creciente número de extranjeros que permanecen en el país de forma ilegal.

Mientras que en los años noventa los extranjeros aprovechaban la República Checa más bien como país de tránsito, actualmente se convierte poco a poco en el país de destino, especialmente para los inmigrantes procedentes de países realmente pobres. Al solicitar asilo en la República Checa, esas personas tratan de solucionar sus problemas de orden mayormente económico y no político.

En los años noventa, el mayor número de solicitantes de asilo procedía de países asiáticos, mientras que en los últimos meses crece el número de solicitantes procedentes de Rumania, Ucrania y otros países de la extinta Unión Soviética. En el año 1998 solicitaron asilo en la República Checa 4086 extranjeros, el año pasado fueron ya 8788.

El nuevo proyecto de ley contiene criterios más severos para la concesión de asilo. Cada solicitante deberá demostrar ante las autoridades checas que en su país de origen había sido perseguido por razones políticas. El borrador también otorga a las autoridades competentes mayores facultades para abreviar el período de procesamiento de las solicitudes de asilo, así como para rechazarlas en caso de considerarlas infundadas.

El Gobierno checo insiste en la variante de que la concesión de asilo pueda ser negada, por ejemplo, ya en la propia zona de tránsito de los aeropuertos, tras la llegada del extranjero a este país. Además, el borrador establece el plazo en el que los órganos competentes tienen la obligación de decidir sobre la concesión de asilo.

De esta manera la República Checa pretende reducir el número de extranjeros que, sabiendo cuánto demora actualmente el proceso de concesión de asilo en la República Checa, lo solicitan para poder permanecer en el país sin correr el riesgo de ser expulsados.

Como indicara, no obstante, el ministro del Interior checo, Stanislav Gross, el endurecimiento de las normas de concesión de asilo no afectará a los extranjeros que buscan refugio en la República Checa por razones políticas. A estas personas, la República Checa seguirá otorgándoles la ayuda necesaria.