Gobierno aprueba borrador de ley para facilitar la libertad de culto en la República Checa

r_2100x1400_radio_praha.png

Trescientos feligreses serán suficientes para inscribir ante el Estado checo una congregación o iglesia. La República Checa busca así contrarrestar una serie de críticas expresadas por grupos de defensores de los derechos humanos que piden mayor libertad de culto.

En sus críticas los defensores de los derechos humanos alertaron que hasta la fecha el mínimo de feligreses para lograr la inscripción oficial era de 10 mil personas, lo que muchas veces resultaba sumamente difícil de conseguir.

El Gobierno checo aprobó este miércoles un borrador de ley sobre la libertad de culto que facilitará el funcionamiento de un número mayor de iglesias, incluidas las congregaciones menores.

Anglicanos, budistas y musulmanes no han podido conseguir hasta la fecha que se les reconozca oficialmente en la República Checa. Mayores posibilidades tienen, no obstante, la secta moonista y los cienciologistas.

Según explicara la señora Jana Repkova, del Ministerio de Cultura, la inscripción tiene dos niveles: el primero, que exige un mínimo de 300 feligreses, concede representación jurídica y cierta reducción de las obligaciones tributarias. En tanto, el segundo nivel facilita ayuda financiera por parte del Estado; presencia en el Ejército, o sea permiso para prestar servicios religiosos en las instalaciones militares; la fundación de escuelas y por último se les permitiría oficiar bodas.

Por su parte, el señor Zdenek Vojtisek de la comunidad musulmana insistió en que a ellos no les interesa tanto el tema de la ayuda económica por parte del Estado, pero que para su Fe resulta vital disponer de las máximas facilidades para servir a sus feligreses.

Dificultades han surgido en torno a los Testigos de Jehová que, de acuerdo con el Ministerio de Cultura -institución encargada de las iglesias y sectas- presentaron datos falsos sobre su postura negativa respecto a las transfusiones de sangre y sobre el respeto de los símbolos patrios.

El representante de los Testigos de Jehová en la República Checa, Petr Zitnik, argumentó que no se les puede acusar de haber presentado informaciones falsas, puesto que es universalmente conocido que ellos rechazan las transfusiones de sangre.

Autor: Federico Picado
audio