Festival de Zlín: el más antiguo e importante del mundo en su género

Foto: www.zlinfest.cz

El Festival Internacional de Cine Infantil y Juvenil de Zlín es uno de los más antiguos del mundo. En su especialidad, es el más grande e importante. ¿Cómo una pequeña ciudad checa se convirtió en la capital mundial del cine para niños y jóvenes? Se debe a la conjunción de dos factores: un empresario visionario y una escuela de cine con prestigio y tradición.

Los orígenes del Festival de Zlín se remontan al año 1941. Ya entonces se realizaba un encuentro cinematográfico en esa zona del este de Moravia, conocido como Zliennale, germen de todos los certámenes dedicados al séptimo arte que posteriormente se propagarían por el país.

Pero la historia de los estudios de cine de Zlín es incluso anterior y va unida al otro orgullo de la ciudad: el de la empresa de calzado Bat’a. David Čeněk, historiador de cine y programador del Festival de Zlín, hace memoria.

“La historia es que cuando Bat’a, el famoso empresario, fundó la fábrica de zapatos, también fundó los estudios de cine y una escuela de cine para hacer la publicidad de su compañía. En esa época, en los años 30 y 40, los spots publicitarios eran dibujos animados. Y así es como surgió la famosa escuela checa de animación de Zlín”.

Allí, en la Escuela de Cine de Zlín o vinculados a la compañía Bat’a, hicieron sus primeras incursiones artistas que más tarde se convertirían en leyendas de la animación mundial, como recuerda Čeněk. “Por ejemplo Karel Zeman hizo sus películas en Zlín. Zeman trabajó para la compañía Bat’a en esa época, en los años 40. Y después hizo sus películas en Zlín y en otros estudios de cine. También está Jiří Trnka, que es muy famoso, o Hermína Týrlová, hay un montón de animadores famosos. Ahora la Escuela de Zlín se dedica al cine en general, pero durante muchos años tuvo una tradición muy fuerte de cine de animación”.

Karel Zeman y Hermína Týrlová se conocieron en Zlín, hicieron una película animada que ganó el Festival de Cannes en 1946 y ambos son considerados los padres del cine de animación checo.

Luis Buňuel, foto: ČTK
Sin embargo, la primera edición del Festival Internacional de Cine Infantil y Juvenil de Zlín se realizó recién en 1961, comenta Čeněk. “Dentro de su género es el festival más grande y más antiguo del mundo. Es el primer festival de este tipo, que fue fundado hace 49 años, en la entonces Checoslovaquia. En la República Checa es el segundo festival en importancia, en número de películas, y en el impacto que tiene sobre el público, por ejemplo”.

La columna vertebral del Festival de Zlín es su parte competitiva, que se divide en cuatro secciones, puntualiza su programador.

“Hay una sección competitiva de dibujos animados, otra de películas de ficción para niños, otra de películas de ficción para jóvenes. Y hay otra que son óperas primas de directores europeas. En general, son películas de cineastas jóvenes, como son primeras películas…”.

La versión del año 2008 del festival será recordada por su expansión, ya que en total fueron 23 los lugares donde se proyectaron películas. El número de filmes exhibidos fue de 570 y los espectadores superaron la barrera de los cien mil, para una ciudad de menos de 80 mil habitantes.

Este año, la edición 49, no espera ser menos.

Petr Koliha, director artístico del Festival de Zlín, destaca la abundancia de películas de distintos países que han llegado hasta el certamen y resalta su vocación internacional. “Tendremos 473 películas de 44 países de todo el mundo. La actividad principal de este año son los Días del Cine Español, con varias películas nuevas y con algunas retrospectivas. Después están, por supuesto, nuestros pilares tradicionales, en los que se sustenta el Festival de Zlín: la competición de películas para niños y jóvenes y también la competición en animación. Y las funciones nocturnas para los alumnos de la Universidad de Zlín”.

Ningún festival de cine puede brillar sin estrellas y Zlín no es la excepción. En ocasiones anteriores han deslumbrado allí figuras como Ornella Muti, Gina Lollobrigida, Emmanuelle Béart y el mexicano Alfonso Cuarón. Este año, los invitados internacionales son, la mayoría, españoles, como explica Petr Koliha. “De los invitados de este año, yo destacaría a uno en especial: se trata de Juan Luis Buñuel, hijo del famoso cineasta español Luis Buñuel, quien nos honrará con su presencia. Él presentará cuatro películas de su padre y además mostrará un documental sobre su trabajo. Y como este festival se especializa en el cine para niños y jóvenes, tendremos a la prometedora actriz Clara Lago, protagonista de ‘El viaje de Carol’, del realizador español Imanol Uribe, quien también nos visitará”.

Una novedad que ha llamado la atención este año al público de Zlín es que deben pagar una entrada para ver ciertas películas. Petr Koliha explica las razones de esta medida.

“El motivo no es para nada financiero, es pura regulación. El año pasado registramos mucha gente esperando en vano fuera de las salas, porque no lograban entrar y quedaban disconformes. También nos fijamos en un fenómeno peculiar, el turismo de salas: gente joven que cambiaba de películas en el transcurso de la función, porque como era gratis, les daba lo mismo. Entonces la idea es regular y calmar al público, y por eso ahora cobramos 20 coronas, menos de un euro. Pero las películas para niños siguen siendo gratis”.

Respecto a la celebración de los Días de Cine Español en Zlín, la idea, según David Čeněk, es difundir el legado cinematográfico de países que no tienen mucha entrada en el mercado checo.

“Cada año se presenta un país europeo y este año es España. No hay una razón especial, creemos que el cine español no se conoce mucho en la República Checa y queremos presentar esta producción”.

Los Días de Cine Español en Zlín incluyen un homenaje a los tres mayores realizadores de ese país, comenta Čeněk. Una oportunidad única para que el público checo se ponga al día con las joyas de la cinematografía española. “Y como Buñuel, Saura y Almodóvar son los tres directores más conocidos, entonces la sección se llama las obras maestras y por supuesto que las películas de Saura, Buñuel y Almodóvar son las joyas del cine español. Aunque las películas de Almodóvar ya están en DVD en la República Checa, las de Saura también, pero verlas en una sala de cine es una oportunidad única”.

Pero no solo los próceres de la cinematografía española llegarán hasta Zlín. Čeněk destaca una sección especial en el certamen, dedicada al ‘spaghetti western’ hispano.

“Esta sección está preparada en colaboración con el Instituto Cervantes de Praga y es una selección de seis películas que se hicieron en la época de los años 60, sobre todo, son coproducciones con Italia o Alemania. La sección se llama spaghetti western español y es un subgénero de western que es también llamado paella western o chorizo western”.

Dentro del homenaje al cine español de la presente versión de Zlín, David Čeněk destaca un ciclo dedicado a la Escuela de Barcelona, la única corriente estética de vanguardia dentro del cine español, la respuesta catalana a la Nueva Ola francesa. “Son películas más experimentales, no son tal vez tan subversivas desde el punto de vista político, sino que es más como un juego estético, una búsqueda de una nueva estética, de una nueva forma de narrar las historias en el cine”.

Y dentro de esa Escuela de Barcelona que llega a Zlín y que los espectadores checos podrán descubrir, Čeněk valora una película en particular: ‘Vampir’, de Pere Portabella.

“Es un cine experimental en el sentido de que la historia no es tan importante, lo que es importante es la manera como está hecha la película. Como por ejemplo, Pere Portabella, que hizo una película que se llama ‘Vampir’, que es como un documental sobre el rodaje de la película de Jesús Franco que se llama ‘Drácula’, con Christopher Lee. Portabella hizo de esta película un filme independiente que puede parecer documental, pero no lo es, porque la banda sonora no corresponde con lo que ves en la pantalla, no hay diálogos, sólo ruidos y música”.

Porque según David Čeněk, esa es la idea del Festival de Zlín y de todo encuentro cinematográfico que se precie de tal: descubrir y difundir la obra de autores talentosos que debido a la estrechez de los criterios de mercado no encuentran cabida en las programaciones habituales.

Y mientras sigan existiendo amantes del buen cine, Zlín seguirá dándoles la bienvenida todos los años.

La versión 49 del Festival de Zlín concluye este domingo.

Más información sobre el festival de Zlín en la siguiente página web: www.zlinfest.cz

palabra clave:
audio