Fanfán Tulipán, el equivalente jazz a la pintura naíf

La banda de jazz alternativo Fanfán Tulipán, foto: foto: Jan Noix Novák / presentación oficial de Fanfán Tulipán

En el programa de hoy les presentaremos a la banda de jazz alternativo Fanfán Tulipán, que aborda el género desde un punto de vista juguetón y despreocupado, que les ha valido dos importantes premios nacionales: el Mladí Ladí Jazz y la sección checa del Jazz Prix.

La banda de jazz alternativo Fanfán Tulipán, foto: foto: Jan Noix Novák / presentación oficial de Fanfán Tulipán
El curioso nombre de Fanfán Tulipán, proveniente de una película francesa de los años 50, sirve desde la primavera de 2009 para designar a la banda de jazz alternativo fundada por Eliška Svobodová, a la sazón estudiante de composición en el Conservatorio Jaroslav Ježek de Praga, la escuela de este género más prestigiosa del país.

Después de algunos cambios en la formación, los componentes del grupo son en la actualidad Štěpán Zbytovský a la flauta, Jan Mazura al piano, Pavel Husa al bajo, Šimon Hajdovský a la batería y, por supuesto, el alma mater de la formación, Eliška Svobodová, que canta, toca la melódica y compone todos los temas. El sonido de Fanfán Tulipán es altamente característico y viene dado, además de por la originalidad de las composiciones, por el peculiar sonido de la melódica y del kannel, una especie de mandolina estonia, ambos usados con frecuencia en los arreglos.

Polyorama de Fanfán Tulipán, Foto: Studio 3bees
Fanfán Tulipán cuentan con un reconocimiento relativamente grande. En 2009 la banda ganó dos concursos de música: La Juventud Sintoniza Jazz (Maldí ladí jazz) y la sección checa de la competición internacional Jazz Prix. Gracias a este buen comienzo, Fanfán Tulipán firmó con una discográfica y en 2011 publicó su primer álbum, ‘Polyorama’.

Dos piezas de este álbum triunfaron en Gramodeska, el concurso europeo para jóvenes compositores. El grupo ha actuado, además de en la República Checa, en Eslovaquia, Alemania, Bulgaria y Rumanía, en el marco de festivales como Jazz Goes To Town, Bohemia Jazz Fest, Jazz an der Donau o Bansko Jazz Fest, entre otros.

La crítica ha sido especialmente benigna con el proyecto de Eliška Svobodová. Rudy Linka, guitarrista y organizador del Bohemia Jazz Fest, los ha descrito como el equivalente jazz del arte pictórico naíf, complejos en su aparente sencillez. Por su parte el crítico Lubomír Dorůžka valoró su distanciamiento respecto al lenguaje tradicional del jazz para optar por el juego, la comunicación y la simplicidad. Un ejemplo de esta transparencia e ingenuidad musical es ‘Fjord’. Con ella nos despedimos.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio