Existen graves problemas en materia de justicia

Petr Kuta

Con el espacio, "Del Totalitarismo a la Democracia", Radio Praga trata de ofrecer un vistazo sobre lo que ha representado el proceso de transición en la República Checa. Creemos que éste encontrará radioescuchas también en Cuba, donde importantes sectores de la población se preparan para un proceso de cambio pacífico en la Isla. Hablamos en este programa con el abogado Petr Kuta, quien le explica algunos de los aspectos más destacados de la transición desde el punto de vista jurídico.

Petr Kuta
Hablamos en este programa con el abogado Petr Kuta, quien le explica algunos de los aspectos más destacados de la transición desde el punto de vista jurídico.

Sr. Kuta, tras producidos los cambios democráticos en su país, ¿fueron creadas leyes y mecanismos jurídicos para permitir, por ejemplo, el surtimiento de una economía de mercado, de llevar a cabo un proceso exitoso de privatizaciones de empresas? ¿Como transcurrió esta fase de la transición?

"Hay que decir que a principios de los años noventa no teníamos leyes suficientes. No teníamos un sistema legal preparado para conducir un cambio y eso le ha provocado bastantes problemas a nuestra economía, especialmente en lo que se refiere a las privatizaciones. El Estado cometió muchos errores, vendió empresas a personas privadas sin experiencia, que no sabían como mantener una empresa, no pagaban, etc. Y como no existían las leyes adecuadas, el Estado no sabía de qué manera castigar a esas personas".

Al hacer una comparación entre la justicia de hoy y la justicia al servicio de un régimen, como era antes de 1989, ¿qué aspectos destacaría?

"Existen graves problemas en materia de justicia. Y ello radica en que los jueces que habían trabajado durante el régimen anterior tenían relaciones con el Estado, con la policía política, entre otros. Y muchos de esos jueces siguen hasta ahora trabajando en la justicia y cometen errores, no saben como trabajar bajo un sistema judicial democrático, en un país donde existe una economía de mercado".

¿Qué tipo de errores se cometen con mayor frecuencia?

"Podría citar un ejemplo. Si un ciudadano quiere visitar a un juez para tratar de resolver algún problema, debe esperar cuatro, cinco, hasta seis años para conseguir un veredicto. Yo considero aquello un desastre".

Sin embargo, en la República Checa existe la función del Defensor del Pueblo u Ombudsman, ¿De qué manera trabaja para defender los derechos del ciudadano?

"Mi opinión es que el Ombudsman es una persona muy importante en todo estado de derecho, pero en nuestro país no tiene el poder suficiente para ejercer sus decisiones, es decir, este aconseja qué hacer, pero no existe nadie que ponga en práctica esos consejos".

¿Qué problemas debe enfrentar un juez checo a la hora de ejercer su trabajo en los Tribunales? ¿Cuáles son las mayores falencias del sistema jurídico en la República Checa?

"Pienso que la justicia en la República Checa no se ejerce de manera efectiva. Hay muchos jueces, pero no trabajan de manera correcta. También hay que mencionar un problema muy grave: se trata de los sobornos. Es cierto que se soborna a los jueces en los juzgados mercantiles, por ejemplo si uno desea formar una empresa rápidamente, debe uno pagar... o bueno, debía pagar antes, creo que la situación ha mejorado bastante. En otros sectores de la justicia, en la rama penal, civil, no he tenido experiencia directa, pero me parece que el soborno se practicaba solamente en la esfera mercantil".

Tratando de hacer un análisis sumamente crítico y profundo de lo que ha sido la justicia en los últimos 15 años, no podemos dejar de abrir un tema que ha sido bastante sensible aquí en la República Checa. Se trata de la reconciliación. Durante mucho tiempo se ha cuestionado el que no hayan sido condenados muchos funcionarios del régimen anterior que cargan con crímenes y delitos graves. ¿A qué se debe este proceder? ¿Fue negativo, positivo?

"Hubiera sido bastante importante que se pusiera a esas persona en la cárcel, pero a principios de los años noventa no se hizo el esfuerzo suficiente para realizar esos procesos. Como decía anteriormente, en los tribunales trabajaban jueces muy ligados al Partido Comunista. Lo mismo ocurrió con la policía, porque tras la Revolución de Terciopelo quedaron en los cargos policiales funcionarios del régimen anterior. Esa es una de las razones por la que la mayoría de los funcionarios del régimen comunista no fueron condenados. Además, puedo decir que el 30 o casi el 40 por ciento de los ciudadanos colaboraron de alguna forma con los comunistas, con la policía secreta, etc. Por lo tanto, se debería haber condenado a casi la mitad de la población de la República Checa y eso me parece que hubiese sido imposible".

Estimados amigos, esperamos sus comentarios y sugerencias sobre este programa en la señas de siempre Redacción Iberoamericana, Radio Praga - Código Postal 12099 Praga, República Checa o en nuestra casilla electrónica: cr@radio.cz