Estudiantes voluntarios ayudan a alumnos con dificultades con las clases en línea

Foto ilustrativa: Thomas Park, Unsplash / CC0

Cáritas ha confeccionado en Olomouc una red de estudiantes de Pedagogía que dan clases particulares de forma voluntaria a los alumnos que peor llevan las clases por internet durante el cierre de las escuelas por la pandemia. El proyecto también ha conseguido crear un servicio de préstamo de ordenadores para los niños que no disponen de uno.

El Gobierno cerró las escuelas de primaria, secundaria y superior de todo el país para intentar frenar la rápida propagación del coronavirus de este otoño. Cuanto más pequeños son los alumnos, más difícil les es acostumbrarse a recibir sus clases a través de una pantalla sin salir de casa y sin contacto directo con el profesor y sus compañeros de clase.

Foto: StartupStockPhotos, Pixabay / CC0

Ya en primavera la organización de Cáritas en Olomouc creó un servicio de voluntariado con estudiantes de Pedagogía para dar clases particulares a los niños que necesiten ayuda durante este difícil periodo. Cuando las clases se volvieron a cerrar ahora en otoño, fue más fácil poner en funcionamiento el sistema.

La creadora del proyecto, Jitka Laštůvková, explicó a la Radio Checa que las peticiones de ayuda son, sobre todo, con los idiomas.

“Si los padres no estudiaron inglés en la escuela primaria, realmente no tienen la posibilidad de ayudar a sus hijos. Así que lo más frecuente es el inglés o el alemán. Y luego asignaturas básicas como la lengua checa o las matemáticas”.

El cierre de las escuelas está siendo uno de los grandes quebraderos de cabeza para las familias. En el caso de los niños menores, alguien tiene que quedarse a su cuidado y, probablemente, hacer desde casa también su trabajo o pedir una baja.

Además, muchas familias ni siquiera tienen la posibilidad de adquirir ordenadores para sus hijos. Cáritas Olomouc también ha pensado en cómo ayudar en estos casos, cuenta Laštůvková.

“Hemos empezado a trabajar más en poder prestar ordenadores a las familias, porque muchas no cuentan con uno. En esto el proyecto es más innovador ahora porque nos hemos esforzado en crear unas reservas y una red para poder ayudar a las familias cuando nos contactan porque necesitan un ordenador”.

Foto ilustrativa: Michaela Danelová, ČRo

Por su parte, para los estudiantes de Pedagogía supone una buena oportunidad de realizar unas importantes prácticas, además de, por supuesto, ayudar cuando es más necesario.

Una de estas voluntarias, Tereza Mikošková, aseguró a la Radio Checa estar disfrutando de la experiencia con su única alumna por el momento, una niña de once años a la que ayuda con el inglés y el checo.

“Cuando estamos una sola persona con cada niño es bastante sencillo. Pero las clases que he visto en las que una maestra tiene que dar una lección a treinta alumnos a la vez y mantener su atención, es mucho más duro que en el aula, donde los ve y puede tenerlos bajo control”.

La propia Facultad de Pedagogía de Olomouc se ha implicado en el proyecto y sus profesores están a disposición de sus alumnos para aconsejarles, por ejemplo, con qué manuales trabajar y, lo más difícil de todo, cómo motivar a los alumnos y que no se distraigan.

palabra clave:
audio