Escándalo de sobornos golpea de lleno al partido Asuntos Públicos

Radek John y Vít Bárta, foto: ČTK

El ministro de Transportes Vít Bárta y su partido, Asuntos Públicos, han sido puestos contra las cuerdas por su vicepresidente y diputado, Jaroslav Škárka, que ha lanzado un ataque frontal contra la formación. Supuestos sobornos, financiación ilegal e investigaciones a políticos de otros partidos ponen en cuestión la imagen de uno de los tres socios de Gobierno.

Jaroslav Škárka
El diputado Jaroslav Škárka era hasta que fue expulsado de Asuntos Públicos este martes, uno de los vicepresidentes del partido y brazo derecho del ministro de Transportes, Vít Bárta, al que acusa de supuestos sobornos.

Este miércoles Škárka presentó ante la Fiscalía del Estado en Praga un sobre con 170.000 coronas, casi 7.000 euros, que le entregó Bárta para comprar su silencio acerca de actividades irregulares que tienen lugar en el partido, dice el político. Asegura Škárka que las huellas dactilares del ministro se encuentran en el sobre.

Poco después, rodeado de sus compañeros de partido, Vít Bárta dio su explicación a la vez que se declaraba decepcionado por la traición de quien consideraba su amigo.

Radek John, Vít Bárta, foto: ČTK
“Niego categóricamente que yo haya comprado servicio alguno, lealtad o favores a Jaroslav Škárka. Hace dos semanas en una reunión en el Ministerio de Transportes, habló de sus problemas financieros y personales. Cuando nos quedamos a solas le di una ayuda, tal y como he hecho otras veces en el pasado, para que se comprara cosas, por ejemplo ropa tras las elecciones de 2006”.

Por su parte, Škárka, considera que su situación económica personal es buena, y que no tiene sentido decir lo contrario, por lo que ese dinero no fue en préstamo que lo recibió, sostiene.

“Un político experimentado como es el ministro Bárta, sabe que cuando se presta dinero a alguien se firma un contrato”.

De entre los temas peliagudos de los que supuestamente Bárta no quería que Škárka hablara, está una investigación llevada a cabo a través de la agencia de seguridad ABL en 2006. Petr Hejm, antiguo alcalde de Praga 1, y Filip Dvořák, dos políticos del Partido Cívico Democrático, ahora socio de coalición de Asuntos Públicos, fueron supuestamente espiados por la empresa que controla la familia de Bárta. En la edición de este jueves del diario Mladá Fronta Dnes, Škárka va más allá y comenta varios pormenores, como por ejemplo que fue el propio ministro el que dirigió la operación, y aporta e-mails y documentación.

En cuestión también está la financiación del partido Asuntos Públicos, que podría formar parte de un entramado ilegal con la agencia ABL y la empresa de construcción Navatyp.

La oposición ha pedido la dimisión del ministro Bárta por este caso, y los dos socios de Asuntos Públicos en el Gabinete de Petr Nečas, el Partido Cívico Democrático y TOP 09, lamentan el nuevo golpe sufrido por la endeble unión que los mantiene en el Gobierno, y exigen explicaciones rápidas y convincentes.