Escalada de precios en la República Checa

r_2100x1400_radio_praha.png

Como los árboles que crecen en busca del sol han seguido aumentando los precios en la República Checa en el último trimestre y, al parecer, nada detendrá su escalada en un futuro próximo.

El Instituto de Estadísticas Checo ha dado a conocer que junio concluyó con una inflación de 5,5 por ciento, la mayor de los últimos dos años y medio.

Si bien el vicegobernador del Banco Central Checo, Ludek Niedermayer, reconoce estar preocupado por la escalada de los precios en los últimos meses, considera que el actual incremento de la inflación se debe principalmente al aumento de los precios de los alimentos.

Sin embargo, los economistas advierten del riesgo que supone el brusco e indetenible crecimiento de los precios al poder desembocar en un aumento de los tipos de interés. Y el aumento de los tipos de interés conduciría al encarecimiento de los créditos y hasta podría desacelerar el crecimiento económico. Por si todo esto fuera poco, llegaría en un momento más que inoportuno, cuando Europa y Estados Unidos atraviesan un período de enfriamiento económico y disminuyen sus tipos de interés para ayudar a sus economías a sobrellevar la crisis.

Entre los alimentos que más han encarecido últimamente figuran la patata, los vegetales, las frutas y, sobre todo, la carne -de cerdo y aves- en la que indiscutiblemente se ha "inscrito con mayúsculas" el precio del mal de las "vacas locas".

Autor: Mónica Villegas Gallego
audio