En Bohemia Occidental ha sido descubierta una floresta de hace 300 millones de años

r_2100x1400_radio_praha.png

Esta vez les ofrecemos dos temas: En Bohemia Occidental ha sido descubierta una floresta prehistórica y La exposición "El hombre contra las enfermedades".

Un equipo de científicos checos descubrió en una antigua mina de carbón en Radnice, al oeste de Praga, restos de una floresta prehistórica de hace más de 300 millones de años ...

La floresta tropical del período carbónico había sido cubierta en aquellas remotas eras geológicas por una lluvia de cenizas volcánicas que conservaron la vegetación prehistórica. Según el paleobotánico Stanislav Oplustil, de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Carolina de Praga, a los científicos se les brinda con este hallazgo una extraordinaria oportunidad de conocer cómo era una floresta prehistórica. Pueden verificar, entre otras cosas, cuál era la distancia entre los árboles y cuáles eran las relaciones entre las plantas de la floresta.

Es una labor pionera ya que en el mundo todavía no se ha estudiado una flora prehistórica conservada por cenizas volcánicas. Hasta la fecha los paleobotánicos checos hallaron en el yacimiento de Radnice 12 especies de plantas fósiles, incluídos licopodios, colas de caballo y helechos. Una de las especies halladas no es conocida.

Los científicos encontraron en el yacimiento de Radnice el mayor ejemplar del mundo del licopodio fósil que mide 1 metro 20 centímetros. Se remonta al período en que se formaba el carbón, hace 310 millones de años.

Las exploraciones de los restos de la floresta prehistórica en la antigua mina de carbón en Radnice, al oeste de Praga, continuarán en la próxima primavera ya que se trata de un proyecto de tres años.

Ya en la prehistoria las personas padecían de las enfermedades que hoy en día llamamos civilizacionales y sabían tratar con éxito lesiones graves. Lo demuestran las 200 piezas expuestas en el museo de la ciudad de Uherské Hradiste, en Moravia del Sur, en la muestra "El hombre contra las enfermedades".

La exposición se centra en tres períodos: la prehistoria, el medioevo y la edad moderna. En la parte inicial se exhiben restos óseos de hace más de 5 mil años en los que están patentes lesiones de combate, causadas por golpes de maza y por flechas.

Tampoco faltan huesos atacados por la tuberculosis. El comisario de la exposición explicó que nuestros antepasados vivían frecuentemente en cuevas, lo que no era un ambiente demasiado saludable, como ponen en evidencia las visibles modificaciones degenerativas en las columnas vertebrales halladas.

En la parte prehistórica de la muestra se exhiben muestras de trepanaciones, es decir, de perforaciones de cráneo con fines curativos o diagnósticos. Algunas de las trepanaciones se cicatrizaron y los pacientes al parecer sobrevivieron. Se exhiben asimismo rudimentarios cuchillos de sílex con los que se realizaban esas intervenciones quirúrgicas.

La muestra del museo de Uherské Hradiste documenta que en la Edad Media las personas padecían tumores y procesos degenerativos y que el mayor flagelo eran las epidemias de peste, registradas desde el siglo 14. Una pieza peculiar de la muestra es un cráneo de la época de las guerras husitas del siglo 15, atravesado por una flecha disparada de una ballesta.

La edad moderna trajo nuevas enfermedades: la viruela, la disentería, el tifus, y después del descubrimiento de América, la sífilis. En la muestra se exhiben el instrumental médico y los medicamentos utilizados para el tratamiento de estos males.

Y como curiosidad se exhiben instrumentos médicos utilizados para realizar amputaciones en la Batalla de los Tres Emperadores, librada en Austerlitz-Slavkov, cerca de Brno en 1805.