Elecciones presidenciales checas en la recta final

Ян Швейнар и Вацлав Клаус

Las elecciones checas empezaron su recta final. Václav Klaus y Jan Švejnar lucharán este viernes por el sillón presidencial que uno de ellos ocupará durante los próximos cinco años.

 Václav Klaus (Foto: CTK)
Como si de un vía crucis político se tratara, los candidatos a la presidencia han visitado religiosamente las facciones parlamentarias de los partidos que elegirán al nuevo presidente checo.

La tensión se siente en la atmósfera. Candidatos, políticos y público en general se mantienen a la expectativa, porque se trata, según los politólogos, de la primera elección con dos candidatos tan equilibrados.

No obstante, el fiel de la balanza son los legisladores comunistas que no acaban de anunciar por quién van a votar.

El presidente-candidato Václav Klaus visitó a la facción del Partido Comunista en busca de su reelección, pero el líder de dicha formación Vojtěch Filip no reveló a quién darán su adhesión.

“Escuchamos las opiniones del presidente, pero para nosotros lo importante es que las elecciones se efectúen de manera correcta. Quizá lo primordial para nosotros es que no tenga que celebrarse una segunda elección”, indicó el líder comunista.

La postura de los comunistas ha sido hasta el momento la del voto de castigo contra Klaus, pero no se han decidido, o al menos expresado sobre su eventual respaldo al candidato Jan Švejnar. Hace cinco años el voto comunista fue el que llevó a Klaus a la presidencia, pero en estos comicios no han logrado un denominador común.

Jan Švejnar (Foto: CTK)
Por su parte, Jan Švejnar apuesta por los votos de algunos tránsfugas del oficialista Partido Cívico Democrático y de su aliado de coalición el democristiano Partido Popular que tampoco se define.

Švejnar cuenta con el apoyo incondicional del opositor Partido Socialdemócrata y del oficialista Partido de los Verdes, pero eso no es suficiente para hacerse con la presidencia, cosa que tampoco tiene asegurada Václav Klaus.

Con el fin de evitar el aumento de tránsfugas, los socialdemócratas insisten en la necesidad de que las elecciones sean públicas y no secretas como ha sido hasta la fecha.

Los senadores anunciaron que mantendrán el voto secreto, pero los diputados lo decidirán al último momento.