Elecciones al Parlamento Europeo provocaron terremoto en el Gobierno

Petr Mares, photo: CTK

El fracaso de los partidos gubernamentales en las elecciones al Parlamento Europeo tiene la primera víctima: el líder de la Unión de la Libertad, Petr Mares, renunció a su cargo. Sin embargo, los resultados electorales sacudieron todo el escenario político checo.

Petr Mares, foto: CTK
El oposicionista Partido Cívico Democrático salió como ganador claro de las elecciones al Parlamento Europeo. Este lunes exhortó al Gobierno a pedir el voto de confianza. Según el vicepresidente de la mayor formación de la oposición, Petr Necas, el Gobierno perdió el mandato para negociar sobre la futura Constitución Europea.

Vladimír Spidla, foto: CTK
"Los electores rechazaron por aplastante mayoría la idea del Gobierno sobre la integración europea. El primer ministro no tiene ningún derecho a firmar cualquier cosa por la República Checa en la Unión Europea. El Gobierno debería pedir el voto de confianza".

El primer ministro, y a la vez líder de la Socialdemocracia, Vladimír Spidla, señaló que no lo hará.

"El Partido Cívico Democrático provoca y busca conflictos con el fin de mejorar su posición, defendiendo solamente sus intereses particulares".

Sin embargo, Vladimír Spidla pedirá el voto de confianza a su propio partido. El once de julio, el Directorio de la Socialdemocracia decidirá si Spidla seguirá siendo líder del partido.

De todas formas, el Gobierno será sometido en la Cámara Baja a la votación de confianza que va a ser iniciada por el Partido Cívico Democrático, según informó su presidente, Miroslav Topolánek.

Pero con esto no terminan los problemas de la coalición gubernamental. Los democristianos desean continuar en el Gobierno. Parte de la Unión de la Libertad, que sufrió una derrota absoluta en las elecciones al Parlamento Europeo no consiguiendo ni un sólo escaño, pide, no obstante, que su partido vaya a la oposición.