El Sparta sigue invicto tras triunfar en el derby contra el Slavia

El Sparta de Praga triunfó en el 280 derby contra el Slavia de Praga, foto: ČTK

El Sparta de Praga triunfó en el 280 derby contra el Slavia de Praga en la décima jornada de la liga checa de fútbol. Los rojos se impusieron por 2-0 en la cancha de su eterno rival y siguen encabezando invictos la clasificación, mientras que los rojiblancos continúan hundidos en el penúltimo lugar luchando por la permanencia.

El Sparta de Praga triunfó en el 280 derby contra el Slavia de Praga, foto: ČTK
El Sparta de Praga saqueó el estadio de su rival praguense, el Slavia, y sumó su novena victoria en los diez partidos ligueros de esta temporada.

El favorito cumplió con su deber, aunque sufrió bastante para doblegar a un Slavia que está luchando por la permanencia. El líder de la clasificación se creó presión, pero casi no puso en peligro la puerta contraria y definió el partido gracias a una falta directa materializada por Lukáš Vácha en el minuto 61.

El ex jugador del Slavia de Praga no tuvo compasión con su equipo anterior y asestó sin querer otro duro golpe a los rojiblancos que están pasando por una profunda crisis.

Lukáš Vácha (segundo desde derecha), foto: ČTK
“Naturalmente, me alegro mucho de haber marcado y liderado como capitán al Sparta hacia la victoria en el derby. Lo comenté ya al fichar por el Sparta que siempre aprecié mucho al Slavia, donde crecí, pero hoy entré en su cancha como asistente del capitán del Sparta, he terminado el partido como capitán y quería dar a la hinchada y a mi equipo la victoria, lo que hemos logrado a lo grande”, expresó.

Por su parte, el Slavia se quejó de que, en su opinión, el árbitro se inventara la falta que sentenció el partido. Además, el capitán de los rojiblancos, Karol Kisel, fue expulsado en el último minuto del encuentro tras ver la segunda tarjeta amarilla por atacar al arquero Vaclík. El Sparta luego selló la victoria después de que Bortel anotara en propia portería.

Karol Kisel fue expulsado en el último minuto del encuentro, foto: ČTK
El Slavia cayó en su cuarto partido consecutivo y Kisel lamentó que su equipo volviera a quedarse sin puntos, a pesar de mejorar su rendimiento.

“Me alegra haber mostrado un buen rendimiento, pero eso es poco. Nosotros necesitamos puntos. En el derby queríamos romper la mala racha y, como mínimo, empatar. Hemos hecho todo lo posible. En cuanto a nuestro juego, por ese camino deberíamos seguir en los próximos partidos, pero otra vez se nos han escapado los puntos y eso nos preocupa”, mencionó.

El Slavia sigue ocupando el penúltimo lugar de la clasificación, solo un punto por encima del novato de Znojmo, que el sábado logró su primera victoria en la liga tras derrotar inesperadamente al Mladá Boleslav por 2-0.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio