El presidente Sarkozy estima que el proceso de ratificación debe continuar

Nicolas Sarkozy con Mirek Topolánek (Foto: CTK)

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, llegó a Praga en un momento de mucha tensión en Europa. El No de los irlandeses al Tratado de Lisboa cambia en mucho los planes de la cercana presidencia francesa a la UE.

 Nicolas Sarkozy con Mirek Topolánek (Foto: CTK)
La visita del presidente Sarkozy a Praga se había organizado con mucha antelación, pero la fecha para visitar la capital checa no podía ser mejor, ya que aquí se dieron cita los primeros ministros del Grupo de Visegrado en una cumbre en la que Praga entregó la presidencia anual del grupo a Varsovia.

Las prioridades de Francia durante la presidencia de la Unión Europea fue el tema central de las conversaciones entre el presidente Sarkozy y los primeros ministros de la República Checa, Polonia, Eslovaquia y Hungría. Resultó imposible no abordar el tema del rechazo irlandés al Tratado de Lisboa y en este sentido el presidente de Francia insistió en la necesidad de continuar el proceso de ratificación.

El primer ministro, Mirek Topolánek, recordó que en la República Checa el proceso de ratificación se había paralizado, porque en estos momentos lo analiza el Tribunal Constitucional.

“Nosotros interrumpimos el proceso de ratificación. Creo que en la fase actual la ratificación terminó, porque no se puede aprobar un acuerdo que no fue ratificado por uno de los países. Reconozco que se trata de una complicación, pero no creo que vaya a influir en el funcionamiento de la Unión Europea”, acotó el primer ministro checo.

 Nicolas Sarkozy en Praga (Foto: CTK)
En la cumbre de Praga los primeros ministros del Grupo de Visegrado anunciaron que respaldarán el ingreso de Croacia y Ucrania a la Unión Europea, al tiempo que se hizo énfasis en la necesidad de combatir la falta de alimentos en el mundo y buscar una solución para frenar el aumento del precio de los carburantes.

La situación en los Balcanes y la seguridad energética fueron otros de los temas abordados en la cumbre del Grupo de Visegrado.

En el ámbito bilateral, el presidente Nicolas Sarkozy y el primer ministro Mirek Topolánek analizaron la cooperación mutua en las presidencias rotativas de la Unión Europea.

Francia presidirá a los 27 a partir de julio y pasará la presidencia a la República Checa el 1 de enero de 2009. Sarkozy y Topolánek firmaron en Praga un acuerdo para intensificar la cooperación económica y pusieron en marcha el año económico checo-francés.