El Ministerio de Educación propone el fin de la enseñanza universitaria gratuita para 2014

Ondřej Liška (Foto: CTK)

El ministro de Educación, Ondřej Liška, del Partido de los Verdes, presentó este lunes el Libro Blanco de la Educación Terciaria, una propuesta de reforma de la enseñanza universitaria que, como tema más polémico, pone fin a la universidad pública gratuita.

Ondřej Liška, el ministro de Educación (Foto: CTK)
El Libro Blanco de Liška se enfrenta al Libro Verde que presentó el Partido Socialdemócrata en agosto del año pasado. Ambos proponen una reforma del sistema universitario y establecen nuevas fuentes de financiación para las universidades. La filosofía de cada propuesta es, sin embargo diferente.

Para Liška, la educación universitaria gratuita debería acabar para el año 2014. A partir de ese momento los estudiantes tendrían que pagar por la matrícula. Según Liška, el objetivo principal de esta medida no es tanto la financiación como la motivación de los estudiantes a la hora de valorar y controlar la calidad de los centros de enseñanza.

La iniciativa de Liška fue criticada por el responsable de educación del Partido Socialdemócrata, Jiří Havel.

“En primer lugar, no está demostrado que pagar por la matrícula motive a los estudiantes. En segundo lugar el modelo propuesto traería dinero a las universidades después de veinte años, con lo que muchas dejarían de existir antes de poder financiarse de esta manera”, criticó.

Y es que los socialdemócratas, en la oposición, apuestan en su Libro Verde por establecer penalizaciones económicas a los malos estudiantes, de modo que, por suspender un examen se pagara por ejemplo diez euros. Según Havel esto aportaría medios económicos a las facultades de forma inmediata.

Por otro lado, la iniciativa de Liška también ha encontrado críticas en el seno de la coalición gobernante. El ministro de Finanzas, el democristiano Miroslav Kalousek, adelantó que antes de colaborar con la puesta en marcha del Libro Blanco deberían concretarse los detalles de esta tasa por matricularse.

 Foto: Comisión Europea
No obstante, Liška asegura que todavía es pronto para concretarlo más y que el pago por la enseñanza universitaria no es el tema principal de su propuesta.

“Este debate sobre el pago de la matrícula todavía tiene que empezar. Sería absurdo hablar sobre su introducción sin que exista un apoyo financiero sistemático a los estudiantes. Así que ahora mi prioridad es establecer estas ayudas”, explicó.

De hecho, la propuesta de Liška cuenta con un sistema de becas y créditos a bajo interés que se otorgarían a los estudiantes con menos recursos.

Otras medidas recogidas en el Libro Blanco son la creación de lazos entre el mercado de trabajo y las universidades, la reforma de los puestos de poder, la dotación de una mayor autonomía y el fomento de la competitividad entre los diversos centros.

En las universidades también se han alzado voces en contra del Libro Blanco de Liška. La Universidad Carolina ha recomendado al Parlamento que no apruebe la propuesta del Ministerio. También se han pronunciado en contra los rectores de seis universidades del país.