El gato salvaje vuelve a Chequia después de 70 años

El gato salvaje, foto: Archivo de la administración de Parque Nacional Šumava

El gato montés se extinguió en Chequia en la década de los 50, ahora está volviendo. Un equipo de científicos checos quiere monitorear la presencia de este raro felino, del que poco se conoce.

El gato salvaje, foto: Schorle, CC BY-SA 3.0

La sección de Olomouc del movimiento ecologista Hnutí Duha ha lanzado un nuevo proyecto con el objetivo de mapear el movimiento de los gatos monteses en Chequia. Este se titula ‘Se busca gato, ojo, ¡montés!’ y durará dos años.

El felino, que había desaparecido de las tierras checas a mediados del siglo pasado, ha encontrado su camino de regreso. Los conservacionistas han descubierto su presencia gracias al desarrollo tecnológico de los últimos años, según explicó a Radiožurnál, emisora de la Radio Checa, Martin Duľa, coordinador de Hnutí Duha y zoólogo de la Universidad Mendel de Brno.

Foto: Luc Viatour, Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0

“La última década ha brindado nuevas tecnologías. Las cámaras trampa nos ayudan a monitorear animales salvajes como estos felinos. Contamos con más grabaciones que nos permiten observar a los animales en su hábitat natural sin molestarlos”.

Los conservacionistas de Hnutí Duha colaborarán con el Instituto de Biología de Vertebrados de la Academia de Ciencias checa y el Zoológico de Bojnice en Eslovaquia, donde se establecerá una estación de rehabilitación de estos felinos.

En los próximos dos años, el equipo de expertos intentará mapear la presencia del gato montés en la región fronteriza de Chequia y Eslovaquia y estimar el número de animales y la densidad de su población en la zona.

Las cámaras han confirmado la presencia de los gatos monteses en varias regiones en Chequia, como Javorník y los Cárpatos Blancos, en la frontera checo-eslovaca, Šumava en Bohemia del Sur, o los montes Doupov. Esta última región se localiza en la cercanía de la ciudad de Karlovy Vary y, al parecer, los felinos han elegido como uno de sus nuevos hogares una zona de entrenamiento militar.

Jiří Sochor, foto: ČT24

No obstante, según contó para la Televisión Checa Jiří Sochor, un rastreador de la zona, los animales eligen áreas lejos de la presencia de los soldados.

“Las zonas donde hemos confirmado la presencia del gato montés gracias a cámaras trampa son áreas muy tranquilas a donde los soldados casi no van. Encontré dos pelos que probablemente pertenecen al gato. Serán enviados a un análisis de ADN para confirmarlo”.

Los gatos monteses son extremadamente raros y su supervivencia se ha visto amenazada, principalmente por la pérdida de su hábitat natural, cuenta el zoólogo Martin Duľa.

“El factor principal que amenaza a los gatos monteses es la fragmentación de su ecosistema natural. Los gatos monteses viven en lugares que van desde colinas bajas hasta regiones montañosas. Sus favoritos son los bosques de árboles de hoja ancha con rocas y árboles derribados que les permiten esconderse y descansar. Esta es la vegetación que encontramos en reservas naturales y que hace falta proteger”.

Foto: Wildkatzen, Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0

El segundo mayor factor que afecta a los gatos monteses es su mestizaje con los gatos domésticos. Se trata de otro tema de interés para el equipo de expertos quienes estudiarán, en el marco del proyecto, la diversidad genética de los felinos y la medida del mestizaje entre ambas especies.

Para hacerlo, los científicos emplearán diferentes métodos: analizarán cadáveres, muestras en museos y estudiarán asimismo muestras de pelaje adquiridas de animales salvajes de manera no invasiva gracias a unas trampas que retienen el pelo del animal.

De acuerdo con Duľa, nuestros conocimientos sobre la población y el dinamismo demográfico de la especie son mucho más bajos que en el caso de otros felinos amenazados. Los expertos esperan que el proyecto ayude a recuperar el tiempo perdido.

Záznam kočky divoké v Doupovských horách