El fin de los 50 centavos en las tierras checas

r_2100x1400_radio_praha.png

Los días de la moneda de cincuenta centavos de corona están contados. El Banco Nacional Checo decidió retirar de la circulación las monedas de este valor el 31 de agosto de 2008.

Los portamonedas de los checos pesarán dentro de un año y pico otra vez menos. Eso es cierto independientemente del resultado de la planificada reforma de las finanzas públicas. El Banco Nacional Checo determinó este jueves la fecha en la que desaparecerá de la circulación la última moneda checa con un valor inferior a una corona.

La portavoz del Banco Nacional Checo, Pavlína Bolfová, explica cuál es el motivo para eliminar los 50 centavos de corona, en checo "padesátník".

"Las monedas de cincuenta centavos dejan de cumplir su función básica de dinero circulante. La gente no paga con esta moneda y cuando la recibe de vuelta en una tienda, la depone en casa para que no le cargue el monedero. Así que el Banco Nacional Checo tiene que acuñar cada año cada vez más monedas de este valor, ya que éstas no regresan a la circulación".

Economizar es, entonces, otra de las razones que obligó al Banco Nacional Checo acabar con los 50 centavos. Las monedas están fabricadas de aluminio, que ensucia las máquinas contadoras. Las instituciones involucradas en la calculación de dinero, es decir los bancos y comercios, tienen que contar los 50 centavos manualmente, lo cual aumenta los costes.

Los 50 centavos caminan, pues, hacia el mismo destino que las monedas de diez y veinte centavos hace cuatro años. El 1 de septiembre de 2008 dejarán de usarse como moneda para pagar en efectivo pero permanecerán en las etiquetas con el precio de las mercancías.

Los que no alcanzarán deshacerse de los 50 centavos de corona a tiempo, podrán cambiarlos hasta fines de agosto de 2014 en el Banco Nacional Checo.