El Banco Nacional Checo baja los tipos de interés al 2,25 por ciento

El Banco Nacional Checo redujo los tipos básicos de interés en 50 puntos básicos hasta el 2,25 por ciento como reacción a la recesión en el mercado. Sin embargo, los analistas no esperan que el recorte abarate inmediatamente los créditos y las hipotecas.

Foto: Štěpánka Budková
El Banco Nacional Checo sigue la tendencia marcada por otros bancos centrales mundiales que últimamente han recortado los tipos de interés considerablemente. Con esta medida, debería facilitarse el acceso a créditos para las empresas, mientras que para los ciudadanos debería significar hipotecas más baratas.

Sin embargo, el presidente de la Cámara de Comercio de la República Checa, Petr Kužel, no está convencido de que la reducción del tipo básico de interés al 2,25 por ciento resucite la economía checa.

“El Banco Nacional Checo redujo los tipos de interés para ayudar a la economía del país. Lamentablemente, la mayoría de los bancos comerciales no ha reaccionado aún a esta medida”, apuntó Kužel.

Las tensiones actuales en el mercado interbancario causadas por la crisis financiera limitan las repercusiones de la política monetaria en los tipos de interés que fijan los bancos para prestar dinero. El economista Petr Sklenář opina que las tasas hipotecarias no caerán próximamente.

“No lo esperaría por el momento. Primero tiene que tranquilizarse la situación en el mercado financiero. Los tipos de interés de los bancos comerciales superan actualmente el tipo básico de interés del Banco Central en un uno por ciento hasta un 1,5 por ciento, aproximadamente”, indicó Sklenář.

La desaceleración de la economía mundial, el descenso de la inflación y las crecientes tasas de desempleo son los motivos principales porque el Banco Nacional Checo procedió a recortar la tasa de referencia un 0,5 por ciento del 2,75 por ciento estipulado en noviembre.

Según el economista Pavel Mertlík, los tipos básicos de interés en la República Checa seguirán disminuyendo, pero dependerá del comportamiento de otros bancos centrales.

“La República Checa es un país con una economía pequeña abierta que es estable en el interior, pero sufre las consecuencias del descenso de la demanda en el mundo, lo cual se refleja en la reducción de la demanda de los productos checos para la exportación”.

Mertlík espera que el Banco Nacional Checo mantenga la paridad con los países de la zona del euro. A principios de diciembre, el Banco Central Europeo fijó los tipos básicos de interés en el 2,5 por ciento, es decir un 0,25 por ciento sobre la República Checa.

El consejo del Banco Central checo se reunirá de nuevo el 2 de enero próximo. Según los analistas, volverá a reducir las tasas en un 0,5 por ciento.