Dos parejas crían a bebés equivocadas

Hospital de Trebíc (Foto: CTK)

Conmoción sintieron dos parejas checas cuando supieron que estaban criando a bebés equivocadas. Hace diez meses, las enfermeras de la casa natal del hospital de Trebíc cambiaron por error dos niñas recién nacidas.

Hospital de Trebíc (Foto: CTK)
Nikola y Kristýna nacieron el 9 de diciembre de 2006 en el hospital de Trebíc, al sureste del país. Los partos transcurrieron sin problemas y todo parecía estar en orden.

Sin embargo, Libor Broz, padre de una de las menores, comenzó a dudar que se tratara de su propia hija y solicitó exámenes de ADN. Grande fue su sorpresa al ponerse en evidencia que se trataba de una niña ajena.

"Demandaré al hospital e insisto en una recompensa financiera de unos 360 mil euros por daños psíquicos sufridos. Diez meses llevamos cuidando a una criatura que no es nuestra. No comprendo cómo pudo suceder algo semejante", declaró el padre.

Libor Broz sostuvo que ya en la maternidad tenía la sospecha que algo andaba mal. Según el último ultrasonido hecho a su esposa, su bebé era grande. No obstante, las enfermeras le entregaron después del parto una niña de 2,6 kilos de peso. Además, tenía el pelo rubio, mientras que sus padres son morenos.

 Libor Broz y Jaroslava Trojanová (Foto: CTK)
Las dos parejas, víctimas del cambio, se entrevistaron el jueves con asistencia de un psicólogo. Fue acordado que comenzarán a visitarse mutuamente para hacer posible el intercambio de las niñas, previsto para el 9 de diciembre próximo.

Sin embargo, tal procedimiento podría influir sobre el desarrollo psíquico de las criaturas, advirtió Martin Klouda, del Centro de Refugio Infantil. "Los niños pequeños son muy sensibles y perciben el mundo de manera emotiva. Si en las dos familias fueron criadas con amor, los efectos del cambio deberían ser mínimos. No obstante, entre madre e hijo se crea en los primeros meses una relación específica, de manera que nadie puede garantizar que todo el caso no tenga influencia negativa sobre la psíquica infantil", declaró Klouda.

Del caso se ocupa ahora la policía que investiga si el cambio de las dos criaturas fue intencional o no. "En caso de que lo ocurrido haya sido negligencia, no se tratará de un caso criminal", coinciden los expertos en Código Penal.

Por el momento, el hospital de Trebíc se negó comentar lo ocurrido.