Disidente uzbeco sale de prisión, pero todavío no hay fallo del Tribunal

r_2100x1400_radio_praha.png

Tras doce días de prisión preventiva en la República Checa, el disidente uzbeco y luchador por los derechos humanos, Muhammad Salih, fue puesto en libertad. Salih viajó a Praga, el 28 de Noviembre, invitado por Radio Europa Libre pero fue detenido en el aeropuerto de la capital checa después de que la policía le identificara en una orden de captura de la Interpol.

Con la puesta en libertad de Salih no termina la historia del disidente uzbeco en la República Checa. Los tribunales todavía tendrán que dictar una sentencia, porque resulta que la autoridades de Uzbequistán exigen su entrega inmediata.

Muhammad Salih fue acusado en Uzbequistán por supuesta participación en un atentado terrorista, por lo que sobre su cabeza pende un condena de 15 anos de prisión o incluso la pena máxima.

El senor Salih asegura que se trata de cargos infundados, y sostiene que su único delito fue presentarse a unas elecciones como rival del actual presidente Islam Karimov.

El disidente Muhammad Salih vive en Noruega donde goza del estatuto de refugiado político. Desde hace tiempo se desplaza por Europa sin ningún problema, es activo defensor de los derechos humanos y colaborador de Radio Europa Libre.

Después de enterarse de la detención de Salih, el gobierno uzbeco empezó a presionar sobre Praga para que lo pusiera a su disposición, no obstante el Departamento de Estado norteamericano y diferentes organizaciones defensoras de los derechos humanos se pronunciaron a favor del disidente. Postura respaldada también por el presidente checo, Václav Havel, conocido defensor de los derechos humanos.

Los tribunales checos deberán fallar esta semana si devuelven o no a Salih a Uzbequistán. Como indicara Salih lo ocurrido en Praga es tan sólo un error burocrático, por lo que no se encuentra molesto, sin embargo, asegura que lo que está ahora en juego es el apoyo de Occidente, ya se a favor de las fuerzas democráticas o de la dictadura uzbeca.

Autor: Federico Picado
audio