Deportistas paralimípicos checos ganaron 43 medallas en Sydney

r_2100x1400_radio_praha.png

Los deportistas paralimípicos checos ganaron 43 medallas: 15 oros, 15 platas y 13 bronces, con lo que ocuparon la décimoprimera posición del medallero. Al comentar el espectacular e histórico éxito de los deportistas paralímpicos checos, el jefe de la delegación, Libor Snajdr, recordó que Chequia compitió tan sólo en 6 de las 18 disciplinas paralímpicas, y que a pesar de ello se había adjudicado un buen número de metales preciosos.

Los últimos en contribuir el pasado fin de semana al extraordinario balance de la delegación paralímpica checa fueron los tenistas de mesa, que obtuvieron nueve medallas. Por ejemplo, el paraplégico Michal Stefanu, de 35 años, que se desplaza en silla de ruedas, no perdió en los Juegos Paralímpicos un solo set y tras derrotar en la final sin problemas al coreano Tae-Hyung Um se adjudicó la medalla de oro.

Los deportistas paralímpicos checos acreditaron su calidad también en la natación, ganando 12 medallas. Mencionemos el oro de la tetraplégica Jana Hoffmanová, de 27 años, que obtuvo el metal más precioso estableciendo un récord mundial en los 50 metros estilo. La nadadora se desplaza en silla de ruedas desde 1991, tras una operación de la médula espinal. La fuerte voluntad ayudó a Jana a superar todos los obstáculos, se ha mantenido fiel al deporte, sigue estudiando en la Facultad de Electrotecnia en Praga y hasta conduce un coche especialmente adaptado.

El héroe de la delegación paralímpica checa es, sin duda alguna, Roman Musil, de 29 años, que subió cinco veces al podio, ganando medallas de oro en lanzamiento de peso y de jabalina y en la contrarreloj en triciclo.

Roman Musil añadió a su colección también una plata y un bronce, pero no está contento y dice que tiene que entrenarse todavía más para los próximos Juegos Paralímpicos.