Crece número de multicines en la República Checa

r_2100x1400_radio_praha.png

¿Cuál será el destino de las salas de cine tradicionales? ¿Irán desapareciendo a raíz del creciente número de multicines? El tema centra últimamente la atención de especialistas, así como de la opinión pública checa.

Los multicines han ganado amplia popularidad entre los espectadores checos, por lo que se han ido extendiendo por todo el país. Este año, el 75 por ciento de las ganancias de todos los cines en la República Checa correspondió a los multicines. Las salas tradicionales van perdiendo a sus espectadores.

Ales Daniels, de la distribuidora cinematográfica, Bonton-film, sostiene que el amplio interés de la población por los multicines se debe, en primer lugar, a que se trata de algo relativamente nuevo en este país. También, en comparación con los cines tradicionales, los multicines tienen muchas ventajas. Ofrecen al visitante mayor comodidad, mejor calidad de la proyección, la oportunidad de escoger entre varias películas y, además, la posibilidad de acompañar la visita al cine con una cena, sin tener que abandonar el establecimiento.

Por otro lado, Ales Daniels considera que con el paso del tiempo, el espectador checo concebirá los multicines como algo normal y que el número de establecimientos dependerá de la demanda del mercado.

Los especialistas en la materia afirman que el creciente número de multicines no significa el fin de la era de los cines tradicionales. Jan Jíra, director de la distribuidora cinematográfica, Cinemart, considera que para mantenerse y atraer al espectador, las pequeñas salas deberán definir su futura orientación. O sea, especializarse por ejemplo, en la proyección de películas de producción nacional o de cintas para un público selecto.