Conferencia ‘Por su libertad y la nuestra’ destaca el papel del movimiento disidente

za_vasi_a_nasi_svobodu.jpg

Con motivo del 25 aniversario de la Revolución de Terciopelo, la organización humanitaria Hombre en Emergencia celebró una conferencia con la asistencia de antiguos presos políticos de diferentes partes del mundo, que debatieron sobre democracia y derechos humanos.

La Universidad Carolina de Praga fue la sede de una conferencia denominada ‘Por su libertad y la nuestra’ dedicada al apoyo del movimiento disidente y combatientes por los DD.HH.

Gobierno cubano quiso presentar las dificultades de los países poscomunistas

René de Jesús Gómez Manzano, foto: Freddy Valverde
Entre los asistentes se encontraba el activista y abogado independiente cubano René de Jesús Gómez Manzano que con motivo del 25 aniversario de la Revolución de Terciopelo se refirió a la reacción de entonces del régimen de La Habana.

“Al producirse este fenómeno el gobierno cubano comenzó a transmitir un programa de televisión en el que planteaba las grandes dificultades que supuestamente estaban confrontando esos antiguos países socialistas. Sin embargo al cabo de un par de años tomó la sabia decisión de no hablar más de eso”.

Un cuarto de siglo después de la derrota del comunismo, la situación de los países de lo que fuera el bloque socialista, que hoy gozan de libertad y democracia, resulta incomparable insistió Gómez Manzano.

“Los hechos han demostrado, efectivamente, que la situación actual, que presentan países como Chequia, como Polonia, la parte oriental de Alemania, etc. comparada con la que existía en el año 1989 desde luego que es del día a la noche”.

El activista se mostró optimista y espera que Cuba pueda pronto sumarse a los países democráticos.

“Lo único que cabe por mi parte es lamentar que Cuba no haya transitado de ese mismo camino. Estoy convencido de que más temprano que tarde lo comenzará a transitar”.

Joven cubano testigo de la Revolución de Terciopelo

Plaza de Venceslao, 1989, foto: ŠJů, CC BY-SA 3.0 Unported
En otro ámbito, Pepe Brito, también cubano, fue uno de los estudiantes que vivió en carne propia los sucesos del 17 de noviembre de 1989, según recordó a Radio Praga.

“Ese día la Policía cerró la manifestación, les decían que se fueran, pero la única salida era una calle entre la Policía armada, que le iba pegando a todo el que iba saliendo”.

Después de la golpiza en la Avenida Nacional, las manifestaciones se trasladaron a la céntrica Plaza de Venceslao donde aparecieron los que más tarde fueran la cabezas visibles de la Revolución de Terciopelo, indicó Brito.

“A partir de ahí comenzó el desenlace completo de la caída del comunismo acá. Públicamente aparecieron personalidades como Václav Havel, Dubček, Kubišová, que eran personas clave, de aquel entonces, de la caída del sistema”.

La atmósfera de esos dramáticos días fue recogida por el fotógrafo Pavel Hroch. Sus fotos rompieron la censura comunista a nivel nacional y le dieron la vuelta al mundo.

Pavel Hroch el fotógrafo de la Revolución de Terciopelo

“Me dio tiempo darle los rollos a mis amigos y después en un cuarto oscuro de la Universidad se multiplicaron las fotos y los estudiantes las llevaban a provincia para romper el bloqueo informativo”.

Para la traductora checa Anežka Charvatová resulta indispensable recordar a las nuevas generaciones lo importante que es proteger la libertad conquistada hace un cuarto de siglo.

“Para mí, lo que prevalece es la libertad que nos hemos ganado. Todos podemos hacer el trabajo que nos gusta, podemos leer los libros que nos gustan, podemos viajar, y la libertad de opinión es lo más importante”.

Por su parte, los asistentes a la conferencia convocada por la organización humanitaria Hombre en Emergencia insistieron en la importancia del respaldo internacional al movimiento disidente y de DD.HH.