Conferencia Internacional sobre los Balcanes

r_2100x1400_radio_praha.png

El Presidente de la República Checa, Václav Havel, considera que las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias en Yugoslavia podrían "aportar un significativo viraje al desarrollo en los Balcanes", según expresó en un mensaje enviado a los participantes en la Conferencia Internacional sobre los Balcanes, celebrada en Praga.

El Presidente Havel advirtió a la vez que sería irresponsable confiar en que la mera desaparición de un régimen no democrático elimine por sí sola los problemas que pesan sobre los Balcanes. Lo positivo de ese proceso, según Havel, sería que se crearan condiciones favorables para el restablecimiento de la economía, así como de los valores culturales y espirituales de las naciones de esa región.

Entretanto, la mayoría de los delegados a la Conferencia Internacional sobre los Balcanes, celebrada en Praga, coincidió en que la reconstrucción económica de la región y el cumplimiento del Pacto de Estabilidad para Europa Sudoriental requieren una gran paciencia.

Esta opinión la rechazó el periodista macedonio, Saso Ordanoski, quien insistió en que la mayoría de los proyectos del Pacto de Estabilidad se realiza lejos de los Balcanes y que en vez de promesas vanas, el pacto debería dar ya pasos de ayuda.

"Es muy fácil ser cínico y afirmar que nada se ha hecho", reaccionó el vicepresidente del Banco Mundial, Johannes Linn. Explicó que la estrategia de la comunidad internacional respecto a los Balcanes consiste en la integración de Europa Sudoriental en las estructuras europeas. Como ejemplo mencionó la ayuda que brindan los países desarrollados en la búsqueda de empresarios, especialmente del sector privado, que estén dispuestos a invertir en esa zona. No menos importante resulta la colaboración en la lucha contra la corrupción y la solución de problemas de carácter étnico, apuntó Linn.

El coordinador búlgaro del Pacto de Estabilidad, Nikola Karadimov, afirmó en Praga que la difícil situación de los países de los Balcanes se debe en gran medida a la inexistencia de la economía de libre mercado y a la escasez de tecnologías modernas.