Cómo hablan los animales

0:00
/
0:00

En esta lección visitarán un corral y aprenderán a emitir voces de animales domésticos. No se preocupen, estimados alumnos, no les obligaremos a maullar como un gato o mugir como una vaca. Sólo les enseñaremos cómo hablan los animales domésticos en checo.

Mñau, mñau. Este es el sonido que emite un gato checo. Maullar se dice mñoukat. Hay cantantes que tienen mñoukavý hlas, es decir una voz parecida a la de los gatos, que no es muy agradable para escuchar, ¿verdad?

El enemigo eterno del gato, el perro – pes–, hace en checo haf, haf. Se dice que perro que ladra no muerde. Pes, který štěká, nekouše. No les recomendamos verificar esta afirmación, especialmente, cuando vean en la puerta el rótulo: Pozor, zlý pes! ¡Cuidado con el perro!

También una persona puedeštěkat– ladrar –. No significa que quiera entenderse con su perro utilizando su lenguaje. La persona que ladra – štěká–, es aquella que habla bruscamente y casi gritando.

Neštěkej na mě. No me ladres. Contesten con esta frase a todos los que no han aprendido a hablarles en el tono adecuado.

Otros habitantes de los corrales checos son las gallinas – slepice–. La palabra slepice puede señalar también a una mujer tonta y antipática. Una “slepice” de la especie humana sabe “štěkat”, pero ¿qué hace el ave que nos da los huevos?

Kokokodák. Así cacarea la gallina - kdáká slepice -.

¿Y cómo canta su esposo kohout– gallo –?

Kykyryký. Kouhout kokrhá– el gallo hace quiquiriquí –.

El verbo derivado de la voz de la gallina – vykdákat– es un sinónimo un tanto grosero del verbo revelar. Igual que el verbo vyslepičit, derivado de la palabra slepice. Vyslepičili mu to hned zatepla. Se lo dijeron en caliente.

Pero volvamos al corral. El pato – kachna– y el ganso – husa– asados figuran entre los manjares favoritos de los checos.

Antes de terminar en una fuente de horno el pato grita kvá, kvá, kvá …

… y el ganso ga, ga, ga.

Un destino igual triste lo espera al cerdo – prase–. El cerdo checo chrochtá, hace chro, chro, chro.

Berrear se dice en checo mečet. La cabra checa hace mee, mee.

¡No confundir con el bee, bee de las ovejas, que balan – bečí–. Bečet es el infinitivo balar. También los seres humanos, a veces, bečí, es decir lloran.

masný skot
Por el contrario, el que imita la voz de un caballo – řehtá se -, está muy alegre. Řehtat se significa reírse a carcajadas. Kůñ řehtá– el caballo relincha –: Íhahá.

Y para terminar esta lección de expresiones de animales domésticos – domácí zvířata– damos la palabra a la vaca – kráva–.

Mugir es bučet. La voz del ganado vacuno en checo suena como bú, bú. A las personas mal educadas que no saben saludar al entrar en una habitación les pueden dar la bienvenida con un bú, pronunciado bien fuerte.

Se dice que incluso una vaca al entrar en el establo da un mugido – zabučí–.

¡Hasta el próximo encuentro con el idioma checo!