Comisión Europea sobre la central de Temelín

r_2100x1400_radio_praha.png

La Comisión Europea está convencida de que la central electronuclear checa de Temelín cumple todos los requisitos de seguridad según las normas europeas. Según su portavoz, Jean-Christoph Filori, la República Checa goza de plena confianza de la comisión en lo que se refiere al cumplimiento del protocolo de Melk, firmado a finales del año pasado por los primeros ministros de la República Checa y Austria.

Una delegación de la Comisión Europea participará este martes en Praga en una reunión de la comisión checa para el estudio de los impactos de la central electronuclear de Temelín sobre el medio ambiente. En la reunión participarán también, en calidad de observadores, expertos de Alemania, Austria, Polonia y Eslovaquia. Dicha reunión forma parte de las actividades internacionales que se desarrollan alrededor de la problemática de la planta electronuclear checa de Temelín.

Por otro lado, desde hoy lunes hasta el 1 de marzo desarrollará actividades en Temelín una misión internacional, enviada por la Agencia Internacional para la Energía Atómica. Según el coordinar checo de la misión, Václav Hanus, los resultados serán dados a conocer dentro de unos dos meses.

"La tarea de la misión consiste en estudiar el nivel de seguridad de Temelín, pero no desde el punto de vista de la tecnología y el equipamiento, sino de cómo se trabaja y manipula con esta técnica y cuál es el nivel de preparación del personal", dijo Václav Hanus.

No obstante, todo parece indicar que ni los controles internacionales frenarán a los ecologistas austríacos en sus preparativos de protestas contra la central. Para este fin de semana los adversarios austríacos de Temelín preparan un nuevo bloqueo de las fronteras checo-austríacas, hecho que decepcionó a muchos políticos checos, entre ellos también al presidente de la Cámara Baja, Václav Klaus. Kulisa

"Tengo la sensación de que el bloqueo de los pasos fronterizos representaría para Austria un 'autogol'. Estoy convencido de que los círculos políticos austríacos son conscientes de ello," destacó Klaus.

Frente a las amenazas austríacas, la Comisión Europea apoya a la República Checa. Miembros de la comisión aseguran que se esforzarán por ayudar, ofrecer consejos y contribuir a la solución de la problemática de Temelín.