Ciudades checas compiten por el título de la Capital Europea de la Cultura 2015

Plzeň, una de las ciudades precandidatas (Foto: Czechtourism)

El Ministerio de Cultura invitó a las ciudades checas a participar en el concurso para escoger a la Capital Europea de la Cultura 2015. Una ciudad checa y una belga podrán disfrutar durante ese año de todos los beneficios que aporta el prestigioso título.

Jaromír Talíř
Praga fue proclamada la Capital Europea de la Cultura en 2000. Quince años después, la República Checa tendrá otra vez la posibilidad de mostrar al mundo el desarrollo y la vida culturales de una de sus ciudades. Sin embargo, el título no se otorga a cualquiera, destacó el viceministro de Cultura, Jaromír Talíř.

“Las ciudades deben presentar un proyecto cultural a largo plazo que cuente con una amplia participación de los ciudadanos e instituciones locales. Otro criterio es la capacidad de promoción de la ciudad en cuestión en el contexto europeo”, resaltó Talíř.

El ganador recibirá un premio financiero de un millón 500 mil euros, que podrá aprovechar, por ejemplo, para mejorar su infraestructura vial, reconstruir los centros culturales y organizar eventos de todo tipo.

Además, como Capital Europea de la Cultura, la ciudad gozará de una especial atención de las instituciones comunitarias, señaló Jaromír Talíř.

Plzeň, una de las ciudades precandidatas (Foto: Czechtourism)
“El nombre de la ciudad se promueve en diferentes actividades de la Unión Europea. La ciudad escogida se convierte en sede de conferencias y reuniones internacionales. Pero siempre depende de cada ciudad cómo aprovechará estos doce meses”, sostuvo Talíř.

El proyecto de la Capital Europea de la Cultura fue lanzado en 1985 por iniciativa de la ministra de Cultura griega, Melina Mercouri, con la finalidad de presentar la riqueza y la diversidad de las culturas europeas y permitir un mejor conocimiento mutuo entre los ciudadanos de la Unión Europea.

Las ciudades checas pueden presentar sus proyectos hasta finales de octubre de 2009. Una comisión integrada por expertos checos y europeos elegirá al ganador. El Consejo de Ministros de la Unión Europea dará a conocer los resultados a mediados de 2010.