Chequia es uno de los mayores exportadores europeos de peces de acuario

Ilustrační foto: Štěpánka Budková

La República Checa representa una de las potencias mundiales de la exportación de peces de acuario. Durante el año pasado los checos vendieron al extranjero animales acuáticos por más de 12 millones de euros. El mayor reto para los criadores lo representa la competencia asiática.

Foto ilustrativa: Kristýna Maková
Chequia cuenta con miles de criadores de peces y para muchos esta afición representa una importante fuente de dinero extra. El creciente interés en la cría quedó demostrado recientemente en Praga en la mayor bolsa de peces de acuario, que reunió a cientos de personas.

Uno de los vendedores era también Zdeněk Malát, que se dedica a la cría desde hace 40 años.

“Entonces tenía solamente dos acuarios. Hoy tengo unos sesenta. Me dedico sobre todo a la cría de gambas, cangrejos y caracoles. Vendo también al extranjero, pero por medio de compañías mayoristas”, indicó.

Según destacó el criador, los tiempos que permitían vivir solamente de esta afición ya son agua pasada, debido especialmente a la gran competencia procedente de los países asiáticos.

Foto: Aleš Tošovský, public domain
El mayor auge de la cría de peces en el territorio checo surgió durante la época comunista. El problema es que pese a la alta inflación, los precios de los peces desde entonces casi no han cambiado, apunta el criador Josef Chmelař.

“Los precios son iguales que hace 30 años. Pero el agua ha subido cien veces más, la electricidad y la comida también son más cargas. Durante el comunismo era posible vender un tetra neón por 0,50 euro, por este precio entonces se podía comprar un paquete de tabaco y una cerveza. Hoy día se venden por 30 céntimos”.

La calefacción y el calentamiento solar de las salas de cría suponen anualmente un gasto de 1.500 euros. Criar peces requiere también numerosas horas de trabajo necesarias para limpiar el agua, los filtros y alimentar a los animales.

Foto ilustrativa: Štěpánka Budková
En el extranjero es posible vender los peces por un precio hasta cinco veces más alto que en Chequia, por lo cual muchos de los criadores optan por la exportación.

Los compradores más importantes son Alemania, Austria y Francia. Durante el año 2014 los checos llegaron a vender peces por más de 12 millones de euros, un millón y medio más que el año anterior. Estas cifras incorporan a la República Checa entre los mayores exportadores del mundo, actualmente encabezados por Singapur.