Chequia continúa con la lucha para salvar al rinoceronte blanco

Foto: Rio the Photographer / Ol Pejeta, Archivo del parque zoológico de Dvůr Králové

Chequia lleva tiempo colaborando en la salvación de los rinocerontes blancos del norte, una especie gravemente amenazada.

Foto: Archivo del parque zoológico de Dvůr Králové

La pandemia de la enfermedad COVID-19 ha detenido durante varios meses un proyecto internacional para salvar de la extinción a los rinocerontes blancos del norte, unos animales de los que se piensa que ya no queda ninguno vivo en libertad.

De la especie solo quedan en cautiverio dos hembras, que el zoológico de la localidad checa de Dvůr Králové ha puesto a disposición de especialistas cuya misión es extraerles óvulos. Posteriormente, se intentará que sean fecundados por el esperma congelado de rinocerontes machos ya fallecidos.

La última extracción, que se ha realizado recientemente en una reserva de Kenia, ha sido exitosa, como declaró para la Televisión Checa Jan Stejskal, del parque zoológico de Dvůr Králové.

“Les hemos extraído diez óvulos a las hembras Nájin y Fatu. Concretamente, dos a Nájin y ocho a Fatu. La intervención ha sido muy buena”.

Los óvulos extraídos se han enviado a un laboratorio de la ciudad italiana de Cremona especializado en tareas de reproducción animal. Se espera que antes de finales de año se envíen de nuevo más óvulos, pero todo dependerá de la situación con el coronavirus.

Přemysl Rabas, foto: Luboš Vedral, Archivo de ČRo

Para aumentar las probabilidades de salvar a esta especie de rinoceronte, sería necesario contar con decenas de embriones, según explicó a la Televisión Checa Přemysl Rabas, director del zoo de Dvůr Králové.

“Ya perdimos por el coronavirus dos extracciones que habíamos planeado. Con esta última contamos con unos tres o cuatro embriones. Para tener alguna oportunidad de conseguirlo deberíamos tener al menos 30 o 50 embriones”.

Las hembras Nájin y Fatu y dos machos llegaron a Kenia en 2009, procedentes del zoológico de Dvůr Králové. Los especialistas en estos animales tomaron la decisión del traslado para ofrecer un medio más favorable a la reproducción, similar al del hábitat natural de los rinocerontes.

Foto: Jan Stejskal / Ol Pejeta Conservancy

No obstante los machos murieron en 2014 y 2018 respectivamente, y en todo ese tiempo no se consiguió que las hembras quedaran preñadas. Aunque al menos los expertos fueron capaces de guardar esperma congelado, que ahora podría suponer la salvación de esta especie.

Otro de los obstáculos que se presenta es la implantación de los embriones en la hembra, un proceso que todavía está perfeccionando un equipo en Alemania, para que cuando llegue la fecundación real no se desperdicien los embriones que tanto ha costado conseguir.

palabra clave:
audio