CEFTA trata de defenderse de las "vacas locas"

r_2100x1400_radio_praha.png

Los titulares de Agricultura y directores de la administración veterinaria de los países del Acuerdo Centroeuropeo de Libre Comercio -CEFTA- decidieron en Praga defenderse en común de la enfermedad de las "vacas locas".

En ninguno de los países miembros de CEFTA, a saber, la República Checa, Polonia, Hungría, Eslovaquia, Rumania, Bulgaria y Eslovenia ha aparecido hasta el momento la enfermedad de las "vacas locas", tal como constataron con satisfacción los ministros de ese resorte en su reunión de ayer jueves en Praga. Es que en estos países no se ha permitido alimentar el ganado con harinas animales, que son las causantes de la enfermedad. El ministro de Agricultura checo, Jan Fencl, se manifestó al respecto en entrevista para la Radiodifusión Checa.

"Ninguno de los países de CEFTA ha cometido el error que tuvo lugar en Inglaterra. En lo referente a la calidad y seguridad de las harinas animales, que nosotros declaramos totalmente aptas para la alimentación del ganado desde el año 1962 y muy en especial desde 1991, la República Eslovaca y Hungría son de la misma opinión, y los demás países han declarado poder afirmar lo mismo en relación con los últimos ocho hasta nueve años", declaró el ministro Fencl.

Los representantes de CEFTA decidieron en Praga asumir una postura común en la defensa contra la enfermedad de las "vacas locas" y tomar una serie de medidas conjuntas para fortalecer la confianza de los consumidores. En el marco de la armonización de sus medidas los países de CEFTA se comprometen a prohibir el empleo de harinas animales en la alimentación de rumiantes.

En la declaración aprobada en Praga los ministros de los países de CEFTA también exigen una amplia información de parte de la Unión Europea con vistas a obtener el estatuto de observadores por medio de representantes a los niveles del Comité Veterinario Permanente y del Comité Directivo Científico.

Autor: Mónica Villegas Gallego
audio