Bohuslav Sobotka, posible nuevo primer ministro checo

Богуслав Соботка

Tras el triunfo de la socialdemocracia en las elecciones parlamentarias anticipadas, el líder de dicha agrupación Bohuslav Sobotka se perfila como futuro primer ministro checo, pero necesita delinear una complicada política de alianzas

Bohuslav Sobotka, foto: Filip Jandourek / Archivo de ČRo
Al frente de los socialdemócratas desde 2011, Bohuslav Sobotka, de 42 años, ha tenido que repeler las embestidas de sus rivales y de sus propios compañeros de partido.

En estos comicios sintió como personas cercanas al presidente de la República, Miloš Zeman, antiguo líder socialdemócrata, pusieron obstáculos en su camino hacia la eventual jefatura del Gobierno.

Con 42 años de edad, Sobotka es un político experimentado. Fue ministro de Finanzas durante la administración del primer ministro Vladimír Špidla entre 2002 y 2006.

Para Sobotka se trató de una época buena, ya que el país registró estabilidad económica, sin problemas de déficit presupuestario y la tasa de crecimiento rondó el 7%.

Su participación activa en el acontecer político empezó en 1989 tras el triunfo de la Revolución de Terciopelo que derrotó al comunismo. Fue uno de los fundadores de la Juventud Socialdemócrata.

Casi 25 años después de aquellos acontecimientos Sobotka dijo a la Radiodifusión Checa que en caso de formar un Gobierno minoritario no descarta apoyarse en los comunistas.

Michal Hašek y Bohuslav Sobotka, foto: Filip Jandourek / Archivo de ČRo
De acuerdo con el líder socialdemócrata es justo que los electores conozcan de antemano las posibles alianzas políticas tras las elecciones. No descartó que en caso de formar un Gobierno minoritario buscaría el respaldo de los comunistas y de otras fuerzas de izquierda.

Bohuslav Sobotka es el primer político que más de 20 años después de la derrota del comunismo reconoce una eventual cooperación abierta con el Partido Comunista.

A pesar de ser el jefe de la socialdemocracia, Sobotka no es del todo el hombre fuerte de la agrupación, los analistas señalan a Michal Hašek como a uno de sus mayores rivales dentro de la formación y resaltan los vínculos de éste con el presidente Miloš Zeman.

La izquierda tiene actualmente en sus manos la política regional, el Senado, la presidencia de la República y si logra mover ficha en la dirección correcta impedirá que se le escape el Gobierno como en las elecciones anteriores, en los socialdemócratas obtuvieron el mayor número de votos, pero no pudieron formar Gabinete.