Banco Central Checo celebra leve inflación en la industria

Foto: David Castillo Dominici, FreeDigitalPhotos.net

El índice de precios al productor (IPP) es uno de los parámetros más observados por el Banco Central, ya que, determina la inflación final que los consumidores tendrán que enfrentar. Las cifras negativas de enero y la promesa de precios más bajos para este año son buenas noticias para la entidad.

Foto: Štěpánka Budková
El Banco Central Checo está satisfecho con la caída del IPP publicada el lunes. El dato registró un aumento mensual de 1,7% en diciembre mientras que en doce meses anotó un retroceso de 0,7%. Por otro lado, los precios al productor agrícola cayeron un 4,0%.

De esta forma, el banco acalla las críticas recibidas por sus detractores sobre su política de depreciación de la corona, que auguraban un excesivo aumento de los precios. Además, el banco acertó plenamente en sus predicciones realizadas.

El IPP es un parámetro muy importante para los bancos porque, aunque los fabricantes puedan amortiguar los efectos de la subida de precios o la caída de sus ingresos, la inflación o deflación pronto comienza a traducirse en los precios de los productos en las tiendas.

Vladimír Tomšík, foto: Archivo del Banco Central Checo
Vladimír Tomšík, miembro del consejo directivo del Banco Central Checo, publicó en un blog las expectativas en relación al IPP checo. La tabla mostraba una caída del índice en las principales industrias de abril a octubre del año pasado. Por el contrario, el aumento estaba previsto en áreas dominadas por pocas empresas, es decir, en los sectores de electricidad, gas y agua.

Lo que sucedió fue un aumento de un 1% durante noviembre y diciembre en los sectores donde las empresas checas trabajan con euros –principalmente equipos de transporte, ordenadores, equipos ópticos y electrónicos. Estos datos demuestran el impacto que tuvo la politica de depreciación de la corona llevada a cabo por el Banco Central Checo. En enero, las fuertes caídas en los precios de la electricidad y del gas empujaron el IPP a territorio negativo.

Foto: David Castillo Dominici, FreeDigitalPhotos.net
De cara al futuro, las fuertes caídas en los precios de la energía forzados por el órgano regulador checo continuarán comprimiendo los precios al productor durante el resto del año. A través de cargos menores por la mitad de servicios adicionales y recargos, el órgano regulador maquilla las facturas de electricidad del gobierno y así contribuye directamente con los costos que suponen los incentivos a las energías renovables.

Cada año, el Banco Central Checo espera un incremento anual de un l%, como media, del IPP, el segundo dato más bajo de la última década. En relación al índice de precios al consumo (IPC), las estimaciones preveen que se alcance una inflación de 2.0 en el tercer y cuarto trimestre de este año y un máximo de 2.8 a mediados de 2015.

Autor: Ana Abril
palabra clave:
audio