Austria insiste en impedir puesta en marcha de Central Eletronuclear checa

r_2100x1400_radio_praha.png

Austria persiste en sus intentos por impedir que se ponga en marcha la Central Electronuclear checa de Temelín. Al lado de los temores de amenaza ecológica y eventuales problemas con la seguridad, a algunos especialistas les preocupa que los checos produzcan energía eléctrica muy barata.

Las cosas han llegado a tal punto, que Austria ha empezado a barajar la posibilidad de demandar a la empresa Eléctrica Checa, acusándola de vender electricidad a precios muy bajos, sin competencia en el mercado europeo.

Empresarios austriacos del sector de producción y venta de electricidad, sostienen que la Comisión Europea debería iniciar una investigación al respecto.

El ministro de Relaciones Exteriores checo, Jan Kavan, comentó que todavía Praga no ha recibido ninguna notificación oficial sobre dicha eventualidad.

"Creo que en caso de que la Comisión Europea tuviera que estudiar los estándares de seguridad de Temelín llegaría a la conclusión de que responden a las normas internacionales, lo que de seguro tranquilizaría a nuestros amigos de Austria" sostuvo el ministro Kavan.

Por su parte, el presidente Václav Havel, conversó telefónicamente con su homólogo austriaco, Thomas Klestil, a quien repitió que no existe motivo alguno para vincular la Central de Temelín con el ingreso de la República Checa a la Unión Europea, porque se trata de cosas completamente diferentes.

La Central de Temelín debería ponerse en marcha dentro de tres semanas, y entre los ciudadanos asutriacos, sobre todo de las zonas fronterizas, aumenta el temor, puesto que algunos sectores del país insisten en que las instalaciones no son lo suficientemente seguras. No obstante, diversos estudios efectuados por peritos internacionales confirman que en Temelín se cumplen las normas de seguridad establecidas a nivel continental.

Autor: Federico Picado
audio