Arranca campaña presidencial

0:00
/
0:00

Los candidatos a la presidencia arrancan campaña para los comicios de 2013; el antiguo líder socialdemócrata, Jiří Paroubek, promociona en vallas publicitarias su nuevo partido, mientras que la vice primera ministra, Karolína Peake, ya puso nombre a su grupo político. Estos son algunos de los temas abordados por los diarios checos.

Foto: Kristýna Maková/ Archiv ČRo 7 - Radio Praha
Por primera vez en la historia del país, los ciudadanos elegirán al presidente de la República en votación directa en 2013.

Se tratará de una experiencia totalmente nueva para el electorado checo que hasta la fecha había visto como diputados y senadores proponían a los candidatos que después ellos mismos llevaban hasta la silla presidencial.

El diario Lidové Noviny abre su edición de este viernes con artículo titulado ‘La campaña electoral empieza con una farsa’ en el que describe que los partidos tradicionales no disponen de buenos candidatos para la contienda que se avecina.

Jan Švejnar, foto: ČTK
El economista Jan Švejnar, antiguo candidato a la presidencia, derrotado por el actual mandatario Václav Klaus, ha empezado a dudar sobre su nominación.

Švejnar se ha apoyado en el opositor Partido Socialdemócrata (ČSSD), pero le incomoda el hecho de que dicha formación baraja la posibilidad de nominar a su vicepresidente Jiří Dienstbier, el político más popular del país según las encuestas más recientes.

Esto pone en evidencia que los socialdemócratas todavía no tienen claro quién será su hombre fuerte en la lucha por la presidencia de la República.

Přemysl Sobotka, Evžen Tošenovský y Petr Nečas, foto: ČTK
En una situación peor se encuentra el gubernamental Partido Cívico Democrático (ODS). La elección del candidato se llevará a cabo en elecciones primarias en las que figuran el vicepresidente del Senado, Přemysl Sobotka, y el eurodiputado Evžen Tošenovský.

Para el diario Lidové Noviny se trata de candidatos faltos de carisma que no arrasan a las masas, lo que refleja una falta de liderazgo en el mayor partido del oficialismo.

Las encuestas sitúan como favorito al antiguo primer ministro Jan Fischer, que acude al encuentro como independiente. No obstante, su primer paso no fue el más adecuado, sostiene el diario, porque empezó sus actividades de agitación en la aldea donde nació el ex presidente comunista Antonín Zápotocký, lo que no fue muy bien recibido por la opinión pública, asegura el rotativo.


El diario Mladá Fronta Dnes presta atención a la campaña iniciada por el antiguo primer ministro y ex líder socialdemócrata Jiří Paroubek, por medio de la que, según asegura, desea presentar su nuevo partido a la opinión pública.

Tras el fracaso en las últimas elecciones generales, Paroubek abandonó a la socialdemocracia y fundó el Partido Nacionales Socialistas-La izquierda del Siglo XXI (LEV21).

Vallas publicitarias aparecieron en diferentes lugares de la capital y en el interior del país. El diario sostiene que la campaña de Paroubek empieza muy pronto y que todo parece indicar que se trata de una inversión significativa para un partido de reciente creación.

Jiří Paroubek, foto: ČTK
Las personas de la agrupación consultadas por el rotativo no han explicado de manera satisfactoria nada sobre el precio de la campaña y el origen del dinero empleado.

Su líder, Jiří Paroubek, se limitó a decir que se trata de una campaña para dar a conocer entre el electorado su nuevo partido de cara a las elecciones regionales de otoño.


Karolína Peake
El anuncio del nombre del nuevo partido de la vice primera ministra, Karolína Peake, es Partido Liberal Demócrata (LIDEM) que en su abreviatura en checo puede entenderse como ‘para el pueblo’, es uno de los temas de portada del diario Právo.

Karolína Peake, tránsfuga del partido Asuntos Públicos, asegura que su nueva formación quiere ser abierta, transparente y servir al pueblo.

El nombre del partido surgió tras un debate abierto en una de las redes sociales. Los seguidores de Peake propusieron una serie de nombres y el más votado ganó.

Karolína Peake tratará así de continuar en la política, con una agrupación propia, después de que termine dentro de dos años el periodo de funciones del Gobierno.