Aprueban archivo de datos sobre comunicaciones electrónicas

El Senado aprobó este jueves una enmienda a la Ley de Comunicaciones Electrónicas que obliga a los operadores conservar los datos sobre las llamadas telefónicas y correos electrónicos de sus clientes. Los críticos lo consideran como violación de la privacidad.

La nueva enmienda a la Ley de Comunicaciones Electrónicas establece la obligación de los operadores de telecomunicaciones de conservar durante seis meses los datos generados en cualquier tipo de comunicación electrónica, es decir, telefonía móvil, fija e Internet, y entregarlos a la Policía y al Servicio de Inteligencia checo, cuando lo requieran para una investigación.

Los críticos señalan, sin embargo, que la enmienda no respeta los derechos individuales básicos, como son los relativos a la privacidad y la intimidad de las comunicaciones. El presidente del Senado, Přemysl Sobotka, teme además el abuso de los datos conservados.

“Mi mayor preocupación es el abuso de los datos archivados. Varias personas tendrán acceso a ellos y sabemos muy bien que en este país la fuga de datos se produce con frecuencia”, sostuvo Sobotka.

 Ministro de Industria y Comercio, Martin Říman
Los promotores de la enmienda argumentan que los datos suministrados a la Policía y el Servicio de Inteligencia en ningún caso revelarán el contenido de las comunicaciones y que para su entrega se exigirá siempre la autorización judicial previa.

Señalan también que su introducción en el país es exigida por la normativa europea. “En el caso de que no aceptemos dicha enmienda a la Ley de Comunicaciones Electrónicas, recibiremos sanciones de la Comisión Europea”, indicó Martin Říman, ministro de Industria y Comercio. La senadora Alena Gajdůšková rechazó tal afirmación.

“Rechazo la tesis de que Bruselas nos obligue a aprobar dicha norma. Siempre se trata de una decisión común de todos los países comunitarios y este caso no es una excepción”, destacó Gajdůšková.

Queda sin resolver la cuestión financiera del asunto. Los operadores, no obstante, rechazan participar en la financiación del servicio.