“A las mujeres checas les gusta llevar joyas con historia”

Patricia Sánchez

Cuando llegó a Praga hace cuatro años, se dio cuenta de que algo le faltaba a la mujer checa. Algo que subraye de manera gentil su prodigiosa belleza, algo que le confiera más originalidad y personalidad. Siendo una mujer vanidosa y, a la vez, una profunda amante de su país de origen, Patricia Sánchez empezó a diseñar las tradicionales joyas peruanas y venderlas, con mucho éxito, en la República Checa.

Patricia Sánchez
¿Patricia, cuéntanos brevemente cómo se te ocurrió abandonar Perú y venir acá a la República Checa?

En primer lugar, jamás se me ocurrió venir a vivir a la República Checa. Conocí a mi actual esposo en Estados Unidos, nos casamos allí y después decidimos residir en este lindo país.

Tú te dedicas a diseñar joyas. ¿Cómo presentarías estas joyas a nuestros radioescuchas?

No podemos dar un corte único de la joyería peruana, porque es muy diversa. La joyería que yo presento no solamente es étnica. Tiene también una mixtura colonial, que se debe a la influencia de los españoles que vinieron a la conquista de nuestro país. Tenemos una cultura, en cuanto a la orfebrería y a la platería, muy remarcada mundialmente. Para los mercados de Alemania, Italia, Francia, Reino Unido, estamos realmente muy de moda. Y ahora hemos entrado en la República Checa con una fuerza considerable y la gente aquí gusta mucho de las joyas con cultura.

¿Dónde aprendiste el arte de diseñar joyas? ¿Te acuerdas todavía de tu primer diseño?

Todo empezó como un hobby. Me gustaba dibujar desde muy pequeña. Además, siendo mujer, una es vanidosa y le gusta mucho ponerse cosas bonitas y que sean fuera de lo común. Mi primera joya que diseñé fue una chacana, un símbolo inca. Fue una joya que me gustó mucho, la mandé a hacer y tuvo bastante éxito. Entonces pensé que en algún momento podría dedicarme al diseño, pero lo dejé guardadito. Hasta que, de un momento a otro, llegué a este país y quise ayudar a mi esposo para tener una entrada económica más. Y empecé de nuevo con los diseños y con la producción. Actualmente producen todos mis diseños en Perú y son traídos aquí a la República Checa.

¿Qué tipo de mujeres aprecian tus joyas?

Puedo decir ciertamente que la mujer checa es una mujer muy culta. Es culta y se destaca mucho entre otras europeas. Las mujeres que me compran joyas son aquellas a las que les gusta llevar consigo algo que tenga historia.

Kateřina Oratorová, redactora de RP; Lenka Hykešová, dueňa de Mystic Tea; Patricia Sánchez (de izqda a dcha)
Cuéntanos un poco más sobre la producción de las joyas.

Es un proceso un poquito largo. Primero diseño la joya, luego faxeo mis diseños a Perú y tengo seis orfebres, seis artesanos, que hacen mis modelos. Éstos tienen que pasar por aprobaciones tanto de calidad de diseño como de calidad de producto terminado. Estos productos tienen que estar realmente bien hechos para yo poderlos comercializar. Luego que estén terminados, me envían las primeras pruebas. Según mi aprobación, puede salir al mercado un nuevo lote. Y después me envían las joyas por medio de un courier particular.

Si alguien desea ver tus joyas, ¿dónde puede encontrarlas?

Tenemos varios puntos de distribución. En estos momentos estamos en un lugar muy bonito, un salón de té, en el cual tenemos una exposición de la joyería peruana, en este caso, de plata de alpaca peruana. Próximamente se expondrán también joyas de plata y de oro de 18 quilates. Aquí pueden venir a ver. El lugar se llama Mystic Tea y está en Muchova 4, Praga 6. Estoy abierta a poder recibir cualquier sugerencia. Pueden contactarse conmigo a través de la página web: www.inkasperky.cz. Allí encontrarán también mi e-mail. Estoy dispuesta a encontrarme con las personas interesadas.