7x24

0:00
/
0:00

Los conductores checos podrán eliminar puntos de su licencia de conducir si realizan un curso de formación.

Los conductores checos podrán eliminar puntos de su licencia de conducir si realizan un curso de formación.

Sin embargo deberán pagar y no poco, unos 350 euros y acudir al autódromo de Most, el único capacitado para ofrecer el curso en todo el país, pero parece que en el asunto hay „gato encerrado“.

A partir de la semana que viene, los conductores checos podrán borrar hasta tres puntos de su licencia de conducir si realizan un curso de formación. Las clases duran un total de siete horas y comprenden tanto conferencias como práctica al volante. Concretamente se enseña a los conductores a controlar el automóvil en caso de derrape. La licencia de conducir checa funciona según el sistema de puntos que se van sumando según se cometen infracciones, hasta la retirada del carnet cuando se acumulan doce. La idea de que los conductores pudieran enmendar sus faltas gracias a un curso fue iniciativa del diputado del Partido Cívico Democrático, Oldřich Vojíř. „No debemos suavizar el sistema penal. Todo lo contrario. Hay que reclamar las sanciones de manera dura. Pero por otro lado debemos dar la oportunidad a los conductores para que puedan remediar sus errores”, comentó Vojíř. Sin embargo, el curso no está exento de polémica. La matrícula cuesta unos 350 euros y hasta el momento solo hay un circuito en todo el país que cumple con las estrictas exigencias de la ley. Se trata del autódromo de la ciudad de Most, en Bohemia del Norte. Precisamente la ciudad natal de Vojíř.


Hay una película rusa, muy linda por cierto, que se llama „Los gitanos también se van al cielo“, pero en el caso de la República Checa parece que los gitanos se van a Canadá, y el Gobierno ha empezado a preocuparse.

Canadá anunció que este año registra un aumento de solicitudes de asilo por parte de ciudadanos checos, en su aplastante mayoría gitanos. Hasta la fecha, el número de solicitudes es de 466. La cuota máxima anual, acordada entre la República Checa y Canadá, es de 500, lo que justifica los temores del Gobierno checo de que la cifra pronto supere el límite acordado y Ottawa recurra al restablecimiento de visados. El Gobierno checo pretende iniciar conversaciones con Canadá sobre el tema. Según el primer ministro, Mirek Topolánek, se trata de convencer a las autoridades de ese país que en la República Checa se respetan los derechos humanos. “He encargado a los ministros del Interior y de Asuntos de las Minorías Étnicas, Ivan Langer y Džamila Stehlíková, que se ocupen del tema. Consideramos inaceptable que los solicitantes de asilo argumenten que en el país se violan los derechos humanos. La República Checa, como Canadá, respeta los derechos de las minorías étnicas”, sostuvo Topolánek. Džamila Stehlíková El ministro del Interior, Ivan Langer, tildó de irresponsable la actitud de los gitanos que, según destacó, podría perjudicar al resto de la sociedad checa. Según su opinión, la motivación de los gitanos es puramente económica. Canadá se comporta generosamente con los solicitantes de asilo. Les paga la vivienda, les entrega subsidios y les permite trabajar.


Tenemos otro tema automovilístico, resulta que el Ministerio de Transportes inaugurará el próximo 1 de septiembre un proyecto para controlar electrónicamente las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Con esta medida, intentará aumentar la seguridad vial en el país.

La medida busca también poner fin a los abusos y corrupción que muchas veces se registran durante las inspecciones.

Dentro de dos meses, todas las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) checas estarán conectadas a un sistema electrónico que permitirá a los especialistas del Ministerio de Transportes realizar en cualquier momento controles para comprobar su efectividad. El portavoz del Ministerio, Karel Hanzelka, explicó los motivos para introducir esta medida. “Según nuestra experiencia, hay mucha corrupción en las estaciones de ITV checas. Sus empleados reciben dinero por realizar ajustes ilegales de vehículos como, por ejemplo, cambios del Número de Identificación Vehicular. Salen a las carreteras automóviles cuyo estado técnico representa una amenaza para la seguridad vial”, señaló Hanzelka. Gracias al nuevo sistema, el Ministerio de Transportes recibirá información detallada sobre los vehículos que se someten a la inspección técnica y el tipo de reparaciones realizadas en cada uno de ellos. Posteriormente, todas las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) serán provistas de cámaras digitales. Para evitar que se produzca un colapso del sistema, las estaciones se conectarán por etapas, afirmó Karel Hanzelka. “Las primeras 35 estaciones de ITV, que representan un 10 por ciento, se conectarán a la red el próximo 1 de septiembre. Seguirá un 40 por ciento de las estaciones a principios de octubre y el resto, a finales del mes”, subrayó Hanzelka. La primera inspección de automóviles de uso privado se realiza una vez transcurridos cuatro años desde su matriculación. Posteriormente, deben pasar por la ITV cada dos años.


Foto: Archiv Radia Praha
Con la llegada, hace varios años, del correo electrónico, las oficinas de correo tradicional andan de capa caída. La competencia es tal que en muchas partes se ha empezado a reducir este servicio.

La empresa Correos Checos decidió cerrar antes de fin de año más de 170 de sus sucursales, situadas en zonas rurales.

En la actualidad Correos Checos tiene más de tres mil 300 sucursales en todo el país. La gerencia de la empresa informó este martes que en los próximos meses procederá al cierre de las sucursales cuyos servicios son aprovechados en forma mínima. La portavoz de Correos Checos, Dita Václavíková, dijo que la lista de las poblaciones a las que concernirá la medida no se ha publicado todavía, porque cabe informar primero a los alcaldes de esas localidades. Václavíková aseguró que el cierre de oficinas en poblaciones apartadas no afectará a los ciudadanos locales. “No es correcto decir que eliminamos un gran número de sucursales, porque las reemplazaremos con servicios de carteros motorizados. Éstos viajarán a las poblaciones en forma regular, así que a los ciudadanos no les afectará el cambio. La medida incumbe a unas 170 oficinas situadas en zonas fronterizas o centros recreativos de montaña”, dijo Václavíková. El mayor número de oficinas de Correos desaparecerá en las regiones de Bohemia del Sur, Bohemia Occidental y Bohemia del Este, en poblaciones con menos de mil habitantes. En otros lugares del país Correos Checos tiene previsto reducir el horario de trabajo de sus oficinas y con ello, el número de empleados. Hace un par de semanas la dirección de la empresa anunció que tiene previsto despedir en los próximos meses alrededor de dos mil 500 trabajadores, de un total de 37 mil que tiene actualmente.